Desatados

Andan sus señorías del Congreso desatadas y un tanto maleducadas debido a la situación anormal, que no ilegal, que vive la Cámara Baja con un Gobierno en minoría y una oposición que se encuentra tan desconcertada que tampoco está a la altura del debate ni de las normas que deben imperar en el templo de la representación de los españoles. Así, tenemos a un ministro -el de Exteriores, Josep Borrell- apostando “doble contra sencillo” a que, tras sus 'bravatas', a la hora de la verdad los independentistas catalanes acabarán aprobando los PGE del Gobierno y Podemos, lo que le ha valido un chorreo de improperios por parte de aquellos a los que se dirigía, que si chulo, que si pirómano... O una exministra y diputada -Isabel García Tejerina- insulta en TVE a los niños andaluces y otro exvicesecretario y diputado del PP; Fernando Martínez-Maíllo, llama 'el puto amo' a Pablo Iglesias. Decoro, señorías, que no están ustedes en la barra del bar jugando a los chinos, que el nivel de la política española también se mide por la actitud de sus diputados y, visto lo visto, el listón está a la altura del suelo.