De ida y vuelta

La idea tiene ya un año pero la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) ha vuelto a insistir en la elaboración de una lista de empresas que están dispuestas a contribuir al impulso de la república catalana. Una propuesta que suena o, más bien, es un llamamiento a hacer un boicot a aquellas empresas que operan en Cataluña que no se apunten a su lista. Pero en sentido contrario los independentistas se lo estarían poniendo muy fácil a aquellos que tras el raca-raca soberanista se dedican a mirar las etiquetas de los productos que compran para que no estén fabricados en Cataluña. No se sabe si los 'indepes' han medido bien las consecuencias de su lista para promocionar un mercado de ocho millones de consumidores catalanes en contra de los otros 36 de todo el resto de España, porque la pela es la pela. Cuando se había mitigado la idea del boicot a los productos catalanes son los propios independentistas los que con su campaña “Consumo estratégico” ponen a huevo un boicot de ida y vuelta. La lista por el momento no se conoce. Ellos sabrán si les conviene hacerla pública.