Asoman la patita

Por un momento parecía que se habían moderado, que no eran tan fieros como los pintaban, que el blanqueo desde fuera también había llevado a un blanqueo interior, a abandonar una parte de su  discurso que da miedo. Ha bastado una chispa para que se desatara el incendio y que significados dirigentes de Vox hayan vuelto a enseñar la patita y han demostrado que el maquillaje ocultaba la verdadera pata del lobo. Las declaraciones de su portavoz parlamentario en Andalucía, juez de formación, Francisco Serrano,  al valorar la sentencia de ‘La Manada’ con consideraciones sobre cómo han de ser las relaciones ‘seguras’ entre un hombre y una mujer -a través de la prostitución-, y los graves insultos proferidos por su portavoz en Murcia, Juan José Liarte, contra la ministra de Justicia, Dolores Delgado, tendrían que hacer reflexionar a quienes todavía buscan los pactos con el partido de ultraderecha porque no les salen las cuentas para gobernar. Vox ha desautorizado esos comentarios pero ha demostrado que tiene en su seno sus propias manadas de lobos.