Opinión

Algo se muere en el alma

Opinión

Algo se muere en el alma

Los europeos, como si fueran españoles, se dividen en dos, los que creen que verán volver a Reino Unido a la Unión Europea, y quienes consideran que la salida de los británicos es definitiva, inapelable, que preferirán perder una de sus extremidades, léase Escocia, que  reintegrarse a esta comunidad de naciones. Los eurodiputados unidos han cantado aquello de  “Llegado ya el momento de nuestra separación…” para despedir a los colegas británicos después de la ratificación parlamentaria del Brexit. Quedan ahora once meses por delante para negociar, el periodo transitorio. ¡Qué lástima! Populistas británicos con argumentos tan falsos como los duros de madera han puesto fin a una historia de éxito que tiene enemigos, sí, pero de la que no se puede dudar que ha proporcionado los momentos de mayor bienestar a los europeos. La niebla en el Canal volverá a aislar entre Reino Unido y el Continente.  No es hora de llorar sobre la leche derramada y “algo se muere en el  alma cuando un amigo se va…” Aunque sea el más petardo del grupo.