Opinión

Si yo tuviera una escoba...

El periódico palmero al servicio del okupa de la alcaldía viguesa, publicaba a todo palmo, ovación y vuelta al ruedo, un éxito más de su bien amado benefactor, noticia que recogía, por supuesto, sin investigar absolutamente nada de lo que pudiera haber detrás de tan egregia distinción para la ciudad, gracias, faltaría mas, al haber de tan magno personaje: “Vigo recibe por tercer año el máximo galardón a la limpieza y gestión de residuos, la “escoba de platino 2012” que concede la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos, Aseo Urbano y Medio Ambiente (Ategrus).

Como los años han demostrado hasta el aburrimiento que cada vez que este personaje que sufrimos se cuelga una medalla y sus acólitos palmean, o es mentira, o es un truco, o lo han hecho otros, o paga por ello, no nos cabe otra que hacer lo que el periódico palmero, por decencia y profesionalidad, debería haber hecho: investigar, y ahí el asunto es de traca.

El pingüe negocio de Ategrus (nada oficial), consiste en lo siguiente: Se promueve un concurso de limpieza ciudadana (escoba de plata, de oro y de platino). La ciudad, pueblo o lo que sea que se presente, debe inscribirse en una sola categoría, de manera que no puede ganar la de platino si antes no ha ganado la de oro y antes la de plata (tres años asegurados para llegar a la de platino). Cada vez habrá de pagar una importante cantidad como cuota de presentación, pagar a su vez la creación de un stand en el Instituto ferial de Madrid al obligatorio decorador de Ategrus (lo imponen las bases del concurso) y tras hecho eso, un jurado, que no visita ciudad alguna a los efectos de conceder los preciados y merecidos galardones, ni sabe por tanto si la ciudad está hasta las cejas de mugre, le premia con la escoba a la que se haya presentado, de manera que, concretamente la de platino, que el okupa y su portavoz oficial venden como único (la ciudad mas limpia de España, etc.), en este año han sido ¡!!38!!!, parecido número la de oro y algo similar la de plata, al parecer todos los presentados que han pagado (sus ciudadanos con sus impuestos, claro) las correspondientes facturas.

Recogidos los galardones, hechas las correspondientes fotografías y convenientemente aleccionados los medios que habrán de recoger la buena nueva, los políticos de turno le venden a su ciudad el premio a la pulcritud, el desinformado ciudadano aplaude con las orejas y hala, otra trola más.

Las páginas de Internet sobre esta carallada son legión y cualquiera puede consultarlo: “El Ayuntamiento de Elche pasó por taquilla para recibir la escoba de oro” (ABC Valencia). “José Antonio Carracao portavoz del grupo socialista del PSOE de Ceuta califica la concesión de la escoba de plata de esperpéntico espectáculo mediático, un negocio redondo para la empresa Ategrus y otra vergüenza para el gobierno ceutí”, etc., etc.

En este caso, lo de la ciudad más limpia de España no solo era mentira con la de plata, después con la de oro y ahora con la de platino, sino que además pagamos por tal golfería.

¿Hasta cuando tanta payasada a costa de Vigo, tanta falta de respeto a sus ciudadanos, tanta mentira y tanto medio servil al dictado de estos caraduras?

Si yo tuviera una escoba… cuantas cosas barrería.

Te puede interesar