Opinión

RENOVARSE O MORIR

Vigo fue importante. La pesca, la conserva, la construcción naval, el automóvil, hicieron medrar a Vigo, ser una ciudad competitiva que generaba puestos de trabajo y crecía al compás, hasta convertirse en el motor de Galicia. Hoy todo eso se está perdiendo a pasos agigantados.


Cumple renovarse, reconvertir la ciudad, algo que su ubicación, en estos momentos está pidiendo a gritos. Nos encontramos en una esquina de Europa, precisamente aquella que mas cerca se encuentra del continente americano, a orillas de una amplia ría con importantes calados, tenemos aeropuerto, una mínima infraestructura ferroviaria y un incipiente puerto seco de gran superficie. Nuestro destino no puede ser otro que el centro de intercambio de mercancías del sudoeste de Europa.


Dejémonos de dar la matraca pueblerina con lo del AVE y con tener líneas aéreas a todas partes, eso no va a salvar nuestra economía, y concentrémonos en coordinar de forma efectiva infraestructuras de intercambio de mercancías.


Nuestro aeropuerto, manteniendo líneas de pasaje con Madrid y Barcelona, y apoyando la propuesta de Santiago de AVE entre la ciudad y su aeropuerto, con lo que a media hora, y gratis, tendríamos toda clase de vuelos a todas partes, debe especializarse en carga para toda Galicia y norte de Portugal, gestionando retornos y captando todas las mercancías que ahora hemos de desviar por carretera a otros aeropuertos.


Nuestro puerto, con garantía de apertura durante todo el año y con calados adecuados, una vez rematada la ampliación de muelles de carga, y aprovechando hacia el interior los calados de Punta Chapelisa, podría ofrecer, algo que no pueden hacer por falta de calado los principales puertos europeos, atraque a los super cargueros post-Panamá y convertirse en puerto de intercambio Europa - América.


Nuestro ferrocarril, precisa de especializar la línea del Miño para comunicación directa con Madrid, e integrase a partir de ahí con las líneas de transporte europeas. Para ello debemos construir el túnel a Sárdoma para hacer efectiva la salida sur, directa con Porriño, abogando por la construcción a lo largo de la línea a Madrid, de vias secundarias de espera, donde puedan estacionar convoyes de considerables dimensiones.


Si nuestros empresarios se lo propusieran y gestionaran directamente con la pontevedresa ministra de infraestructuras, que ahí es donde hay que invertir y dejarse de otras alternativas que poco o nada aportan a nuestro progreso, Vigo podría resurgir en pocos años, ya que de contar con tales infraestructuras, y una vez recuperado el sentido común en la dirección de nuestro ayuntamiento, ello atraería grandes inversiones, un sinfín de nuevas ubicaciones y con ello gran cantidad de puestos de trabajo.

Te puede interesar