Opinión

PP, A ESPABILAR

Evidentemente en España los partidos políticos están a años luz de ser instituciones democráticas, pero es que además, algunos como el PP, llevan años sin enterarse de que va esto de las elecciones.


A las elecciones se va para salir gobernando, ni para ganar, ni para quedar bien con las internas facciones dominantes, ni para contarle milongas al personal a toro pasado, a dar lo que al votante le pide el cuerpo, procesos intelectivos aparte. Con esta democracia, es lo que hay.


Andalucía es el SUR, y al igual que en Italia o en Grecia, el personal tiene otros valores y actitudes que mantiene en el tiempo con un importante desfase con relación al 'norte'. En Andalucía, todo sentimiento, aun hay algo que no se perdona: 'el señorito andaluz'. Son siglos de latifundio y de ejercicio de 'señorito' muy marcados en el pueblo llano y a Arenas, en su tierra, se le sigue viendo como un señorito, representante de señoritos, y eso no se perdona. Allí una izquierda que ha aleccionado en treinta años a toda una generación, ha instaurado la tradición del subsidio y el odio al señorito. El miedo a perder prebendas en manos de 'los explotadores' ha sido la llave de estas elecciones. La cultura de los impuestos a los ricos y el reparto entre los pobres, sigue siendo el mensaje de la carpetobetónica izquierda andaluza, aunque ahora gran parte de los ricos sean ellos.


Es como en el fútbol: el Betis baja a Segunda con un juego y un presidente impresentable y nadie se pasa a un Sevilla triunfante en primera. Serán unos delincuentes, pero son nuestros delincuentes. Ésta es la filosofía imperante de la casposidad latina y de esto el PP, una vez más, ni idea.


Ahora, castigado el señorito, con programa comunista, gobierno del PSOE, ni un duro en el bolsillo por culpa del PP, que 'quiere cargarse el Estado de Bienestar' y los sindicatos montando bulla, los de siempre les van a seguir chuleando, ahora con mayor presencia de lo más trasnochado del comunismo, mientras el resto seguiremos pagando la factura y ¡olé!.


Desgraciadamente la miopía del PP ya resulta cargante para este país, que empieza a estar harto de mediocres y de acomplejados. Nunca, históricamente, han tenido ni tienen ni la menor idea de quien es el mejor candidato para el votante, ni parece interesarles.


El mejor candidato ni sale de la oligarquía del partido valorando fidelidades y escalafón (por muy noble que ello parezca), ni de las bases (una parte reducidísima y tremendamente manipulada del electorado), sale de pulsar a toda la ciudadanía sobre el personaje que mas valoran o que mas confianza les transmite, de aquel al que le comprarían la moto.


Han fallado en España muchas veces, fallan ahora en Asturias y en Andalucía, han fallado en Vigo y tienen toda la pinta de seguir fallando.


Es imposible que se lo pongan más fácil. A espabilar? coño.

Te puede interesar