Opinión

EL SAFARI REPUBLICANO

Aunque poco tenga que ver con el verdadero motivo de este nuevo y desgraciado episodio que sorprende a alguien de la Familia Real con una escopeta en la mano, el Rey se ha roto la cadera por tres sitios cazando elefantes en Botswana el mismo día en el que, hace ochenta años poco más o menos, unas elecciones municipales pusieron a su augusto abuelo Alfonso en la frontera. La II República se proclamó en España el 14 de abril de 1931 y un día antes, coincidiendo con el escrutinio definitivo de los comicios, Niceto Alcalá Zamora se reunía con el conde de Romanones en casa de Gregorio Marañón para acordar el futuro del Monarca. Romanones aspiraba a prolongar el reinado asumiendo incluso drásticas renuncias pero Alcalá Zamora ?que era una gran persona y un político honesto y eficiente- le dijo que no respondía de la seguridad del soberano y que lo mejor era que se marchara así que, se metió en un coche y se marchó al exilio pasando por Cartagena. En la red están hoy las fotos previas al desaguisado en las que Don Juan Carlos aparece, rifle en mano, posando al lado de una aguerrida joven en calzón colonial y también armada hasta los dientes, con un elefante de cuerpo presente apoyado contra un árbol como trofeo y mudo testimonio de que, en efecto, el Rey se fue a aquel país tan lejano y pintoresco de safari. El viaje de vuelta de diez horas desde el corazón del África negra hasta Madrid con la cadera fracturada por tres sitios ha debido ser un calvario, pero la Reina ha dicho que ella hasta la semana que viene no vuelve y que su real esposo se las arregle. Le han operado de madrugada y le han colocado una cadera nueva. Uno nunca sabe donde le espera agazapado el infortunio, pero si además se busca?

Te puede interesar