Opinión

PANORAMA DESDE EL PUENTE

El presidente Rajoy acaba de abordar, aún con la timidez natural teniendo en cuenta el panorama que divisa desde el punte, una necesaria reconversión de la España de las Autonomías cuyos principios permanecen inalterables desde que fueron reflejados en la más reciente Constitución y cuyas virtudes han ido sucumbiendo por la degradación y el mal uso hasta convertirse en un sistema inválido necesitado de correcciones urgentes. Rajoy estudia este necesario replanteamiento contando con la colaboración del primer partido opositor para no abrasarse en un objetivo muy complejo al que parece prácticamente imposible meter mano y menos con la panorámica que se ofrece a su vista y eso que la mayor parte de las administraciones autonómicas están gobernadas por su partido. Así, a vuela pluma, hay que consignar que Andalucía se ha declarado en rebeldía y no aplicará ni una sola de las medidas contenidas en la reforma laboral salvo por 'imperativo legal', lo que equivale a llevarse cada conflicto al Constitucional del que sabe Dios cómo y cuándo saldrá tenidos en cuenta ciertos antecedentes. Valencia está emitiendo deuda al 7% mayor interés del que emiten la suya países intervenidos como Grecia y Portugal mientras Cataluña ha trazado línea roja en sus exigencias sobre Cultura y Educación y no admite ni una réplica por mucho que se empeñe el ministro Wertz, lo que obligará a llevarse la cuestión de paseo por las más altas instancias jurídicas como siempre. Y en el País Vasco se desobedecerán las normas de asistencia sanitaria que descartan a los sin papeles y seguirán prestando esa asistencia. Es un marco sinceramente imposible acometer esa reforma salvo un gran acuerdo de base. Y mira que hace falta.

Te puede interesar