Opinión

El hermano más tonto

Opinión

El hermano más tonto

Al contrario de su colega de Cataluña que es un incompetente y un perfecto inútil, el jefe del Gobierno vasco se ha buscado la manera de obtener rentabilidad a estas ínfulas  más recientes del presidente Sánchez que ha sucumbido a las mieles de la ovación y del halago. A Urkullu le tiene completamente sin cuidado que el presidente del Gobierno se entregue a la servidumbre de un ego desmedido, y se contenta con sacarle las muelas aprovechando ese apetito insaciable por la pompa y la circunstancia que amenazan con convertir a Sánchez en un pavo real que se pasea con la cola permanentemente desplegada. Le ha advertido que si quiere su presencia en San Millán de la Cogolla tendrá que tragar por sus cláusulas, y ha obtenido un objetivo de déficit para Euskadi del 2,6% o lo que es lo mismo, un techo de unos 2.000 millones que pondrán captarse en el exterior, los mismos que el Gobierno vasco calcula que se pueden perder en recaudación fiscal. Un 18% que habrá de salir de donde sea necesario.

Personalmente no siento la más mínima simpatía por un juego político que no se basa en otra cosa que en la presión y la amenaza y que ejemplifica la triste situación de un presidente de Gobierno prisionero de todas sus necesidades, y atado de pies y manos. Pero entiendo que los vascos expriman hasta el hueso esta situación y obtengan de ella todo el partido posible. Si quieres salir en la foto como el héroe del sínodo comunitario, paga. -se plantea Urkullu viejo conocedor de las precariedades que obligan a tragar a Pedro Sánchez- Podrás alimentar tu ego desmedido con esa visión gloriosa, y a nosotros tus ínfulas nos importan un comino siempre que obtengamos de ellas las ventajas que nosotros necesitamos.

Hay una diferencia abismal entre los planteamientos catalanes y los planteamientos vascos. Los planteamientos catalanes son los propios de un tarugo que no ha entendido nada y que no tiene otro horizonte en la mente que la rebeldía anticonstitucional. El caso vasco es completamente distinto y ni siquiera el actual EH Bildu se plantea proclamarse en contra de una Constitución que precisamente le permite obtener las ventajas que obtiene cada vez que le echa un pulso al Estado. Los ha ganado todos. Este también. Torra es el hermano más tonto de Sherlock Holmes y Urkullu es Sherlock Holmes.

Comentarios