Opinión

FIDELIDAD A UNO MISMO

Sospecho por lo que atisbo en diferentes rincones de causa socialista que a Rubalcaba no le espera un futuro cómodo y menos aún si se empeña como se ha empeñado en mantener e incluso propiciar el cisma. Si la cita de Sevilla debería haber servido para despejar recelos y constituirse en causa común ?además de para elegir al sucesor del secretario general descalabrado- el resultado de este encuentro parece sugerir precisamente lo contrario, y nos enseña un PSOE cortado estrictamente en dos mitades regañadas la una con la otra y muy poco inclinadas a la reconciliación. Los chaconistas han sido obviados y Rubalcaba ha impuesto sus criterios, sus planes de futuro y sus gentes en un equipo que permite a Carmela Silva asumir la secretaria de Inmigración, otro momio sin sentido que añadir al volumen y capacidad de su jugoso pluriempleo.


Quizá al PSOE le convenga reflexionar de tanto en tanto sobre estas cuestiones de concepto y tenidas por menores en tiempos pretéritos, cuando Zapatero era el mesías y todo aquello que se le pasaba por la mente era inmediatamente aceptado, asumido y jaleado por una interminable cadena de incondicionales. El neo socialismo del siglo XXI que Zapatero impuso ha transmitido tantos mensajes tan heterogéneos y contrapuestos en función de los intereses que primaban en cada tiempo y lugar que al PSOE le hace mucha falta aplicar el discurso unitario para recuperar parte de la credibilidad dilapidada. No se puede fraccionar el mensaje ni se puede seguir contando una cosa aquí y otra en Albacete. Y tampoco se pueden quebrar las reglas por propia iniciativa y de eso es ejemplo flagrante la citada Carmen Silva. La credibilidad se inicia por acatar las leyes de la propia casa.

Te puede interesar