Opinión

DOBLES PAREJAS

Reconforta saber que en un mundo atormentado como el que vivimos, en el que poco resquicio queda para darse a la frivolidad, los que siempre han especulado con la calidad y cantidad de sus propios sentimientos siguen haciéndolo, y de vez en cuando estos sujetos tumultuosos desvían una visión que durante semanas y meses permanece fija en el ministerio de Trabajo y la centran sobre si mismos y sus ruinas sentimentales quizá para dar a entender al sufrido personal que los ricos también lloran. Difícilmente se puede encontrar en el mundo una pareja tan boba y tan insufrible como la que han formado hasta este último año Colate Vallejo Nájera y Paulina Rubio, una alianza probablemente comercial de primer orden que, sin embargo, en el plano estrictamente humano produce una piedad infinita de pura estupidez que suman entre ambos. Se conoce que el pacto suscrito entre los dos en el momento mismo del caricaturesco casamiento ya no daba para más y han decidido poner el punto final con generosidad infinita, porque a este dúo del que a ciencia cierta no se sabe cuál muestra mayor debilidad de pensamiento, hay que agradecerle que los que las están pasando putas acepten un alto en el camino para averiguar los extremos de su separación y la pelea a brazo partido que presumiblemente va a suceder a la forzada unión. En este capítulo de agradecimientos no quisiera olvidarme de Eva Longoria y este sujeto de inquietante aspecto que es hermano de Penélope Cruz, a los que también se les ha roto el amor de tanto usarlo. Sus rupturas toman por asalto los medios especializados mientras Cándido e Ignacio llaman a la rebelión y al paro seguramente porque no han consultado con ninguno de estos cuatro ejemplares. Si lo hicieran?

Te puede interesar