Opinión

CORTINA DE HUMO

Aficionado como soy a los relatos de ciencia ficción me ha dado este fin de semana tan intenso para imaginar una historia que sitúa a Rajoy en la grada animando a España junto con el primer ministro polaco que también animaba como por contagio, Del Bosque en la banda haciendo volatines tácticos, la plana mayor de la economía continental ajustando los términos del rescate dulce y los fontaneros de Moncloa trabajando a destajo para aminorar el impacto de la medida y aplicando una estrategia capaz de neutralizar la aparente vileza de una intervención para convertirla en triunfo presidencial con licencia para irse al fútbol con la prima de riesgo por debajo de los 500 y el Yves 35 trepando al 5 %.


El abecedario de la estrategia política apela a la cortina de humo para contribuir a desactivar situaciones incómodas, y por tanto le elección de un fin de semana cuajado de actividades deportivas de primer nivel con vistas a un lunes peligroso no es fruto digo yo del azar. El magno rescate al sistema financiero español se hizo patente el mismo día en el que debutaba la selección nacional ante Italia y la magnitud del duelo futbolístico ejercería sin duda como bálsamo para una opinión pública que sucumbe ante la épica balompédica y el indudable tirón de La Roja. Pero los aficionados a la ciencia ficción queremos ir más allá. Imaginamos por tanto que Rajoy llama personalmente al marqués de Del Bosque y le propone: 'Oye Vicente, ¿por qué no arreglas algo por ahí con garra y debate para distraer, Reina en vez de Casillas, por ejemplo?'. Y contesta el marqués. '¿Te vale si juego sin un 9?'. Rajoy dice que le vale. 'Pero luego sacas uno, ¿eh?, que hay que ganar el partido'. El marqués tardó demasiado.


Te puede interesar