Opinión

CAMINERO Y LA MUJER DE SU COMPAÑERO

Como quiera que la vida da muchas vueltas y uno no sabe qué se va a encontrar a la vuelta del camino, lo aconsejable en estos casos es tratar de llevarse relativamente bien con todo el mundo para que a uno no le pase lo que a Caminero, que ahora comparte, desde un despacho, la dirección técnica del Atlético de Madrid con el que, a todos los efectos el pueblo llano ha catalogado como su compañero o sea, Cholo Simeone. A nadie se le escapa el explícito significado que a finales de los noventa cobraba la copla cantada a voz encuello por la parroquia colchonera sobre Caminero, su compañero el entrenador actual, y la espectacular señora de este último, con letra propia y la música perteneciente a la joya folclórica 'Soy minero' que hizo famosa el gran Antonio Molina.


No es fácil tener buena relación con el resto de la gente y ni siquiera Jesucristo -que es una referencia comúnmente aceptada de bondad universal- ha sido capaz de llevarse bien con todo el mundo. Recuerdo que cuando era niño, me impresionaba mucho aquel pasaje en el que el Señor pierde los estribos y se lía a estacazos con los mercaderes en la puerta del templo, quebrantando un principio básico para la defensa de la paz, y organizando una escandalera que, a día de hoy, le habría costado un juicio de faltas por agresión y quebrantamiento del orden público.


A cierta edad y yo la tengo, lo que vale más es no tener muchas cuentas pendientes y las que se tengan tratar de solventarlas lo antes posible para librarse de situaciones complicadas y desagradables que siempre le saltan a uno cuando menos lo espera. Como la vida te da sorpresas, cuanto menos sorprendentes sean mucho mejor. Que luego se te aparecen y te la lían.

Te puede interesar