Opinión

AIRES DE NOSTALGIA

Acabo de saber que los Beach Boys se disponen a editar un nuevo trabajo cuya canción estrella se llama 'Es por esto por lo que Dios hizo la radio', y cuyo sonido es, en efecto, todo un compendio de aquellos valores que en armonías y tratamientos se convirtieron en santo y seña de la histórica banda californiana. Si bien procuro tomarme estas cosas con extrema prudencia y aconsejable distancia escarmentado como estoy por ciertos trágicos regresos en brazos de la nostalgia que producen escalofrío, debo reconocer que lo que he escuchado me gusta porque me devuelve al pasado aunque es muy probable que a las nuevas generaciones estas fórmulas musicales les pongan los pelos de punta. Los chicos estadounidenses de hoy ya no echan mano de la radio del coche para darse un piquito con su novia mientras escuchan rock and roll aparcados al anochecer en una colina. Los chicos locales, tampoco, y a mí mismo me parece tan lejano aquel tiempo que no puedo hacer otra cosa que recordarlo con mucho cariño y maldecir de paso el hecho cierto de que esa época se ha ido para siempre.


De todos modos, tampoco viene mal una dosis de identidad y recuperación de los valores perdidos en la refriega por muy nostálgica que parezca, como antídoto del alma para paliar los efectos de una era como ésta absurda y desapiada que a pocos gusta y en la que la fórmula de señas que caracterizaban a las cosas buenas se ha ido al diablo sin esperanza alguna de retorno. Se nos van los símbolos, se despide Guardiola, se dispara el desempleo y en lugar de sueños se alimentan pesadillas, de modo que una vuelta por el pretérito, aunque el pretérito sea imperfecto, siempre es de agradecer. Lo malo es cuando te despiertas.


Te puede interesar