Navratilova coincide con Vox

Navratilova coincide con Vox

La que fue mejor tenista de la historia, la estadounidense de origen checo Martina Navratilova, de 62 años, y que a los 25 reveló su homosexualidad, ha coincidido esta semana en sus ideas sobre la transexualidad en el deporte con el partido duroderechista Vox.
 La ganadora de nueve torneos Wimbledon, cuatro US Open, dos Roland Garros y Abiertos de Australia y numerosos Masters, afirma que las atletas  transgénero que nacieron hombres no deben competir con mujeres al poseer mucha más potencia física y testosterona.
 El pasado martes, 19 se conmemoró el "Día contra la LGTBIfobia en el deporte" en recuerdo del británico Justin Fashanu, el primer futbolista profesional, y además negro, que confesó ser gay, aunque nueve años después que Navratilova.  Por entonces rarísimamente “salían del armario” los homosexuales. Hoy proliferan los movimientos LGTBI (lesbianas gais, transexuales, bisexuales e intersexuales), cuyos miembros han conquistado en el mundo occidental todos los derechos, aunque están en discusión los de las transexuales en los deportes.
 Y el pasado 19, con motivo del día LGTBI en el deporte, el PSOE presentó una declaración para que se aprobara unánimemente que las transexuales que hubieran nacido varones pudieran participar en todas las competiciones femeninas.
 Es el punto que rechazó Vox, que coincidió con Navratilova, postura que le costó que la expulsaran de la presidencia de honor del Athlete Ally, ONG de apoyo a deportistas inicialmente sólo homosexuales, ahora de todas las siglas.
 El caso de la transexualidad y los análisis de testosterona mantiene un pleito entre la IAAF (International Association of Athletics Federations) y la atleta Caster Semenya, multicampeona surafricana en carreras de distancias medias, con tres veces más testosterona que otras mujeres.
 En España los políticos no quieren esperar la sentencia final sobre ese caso.