Opinión

¿SERÁ TRÁFICO EL ANTICRISTO?

Disculpe, dilecta leyente, la boutade del encabezamiento, pero es que me ha fundido el yelmo la noticia de que la Guardia Civil de Tráfico ha denunciado a los feligreses que acudían a misa en la parroquia de San Mamed de Rois, por dejar sus coches mal aparcados.


Resulta que la explanada dónde suelen dejar sus vehículos mientras asisten al oficio religioso estaba ocupado por los participantes en un evento deportivo, así que tuvieron que aparcarlos en donde pudieron, pero en las proximidades de la Iglesia. Llegaron los picoletos y les pusieron las respectivas papeletas por infracción de la Seguridad Vial. Lo que supuso que tuvieran que abonar 200 euros por cabeza. O sea que les resultó una misa 'moi cara'.


Lo inexplicable, con las luces de la razón, es que se tenga tanta benevolencia con las ferias, colegios, discotecas, partidos de fútbol y otros eventos deportivos, etc., y no se aplique el mismo criterio con los feligreses que acuden al evento religioso, que además es corto. Es como si Fidel denunciara al papamóvil durante la estancia de Benedicto evangelizando aquellas tierras dominadas por el hidalgo barbudo que, en un momento de revelación divina, llegó a decir que el catolicismo contribuye a alcanzar el bien común. ¡Palabra de Fidel!


Ya lo dijo Aquél, el diablo se vale de muchas formas y personalidades para hacer el mal. Lo que no nos imaginábamos es que llegara a ponerse el tricornio de la Benemérita, que por definición es lo contrario de la maldad.


Y ante este hecho, que más parece un ataque a los sentimientos religiosos que una deformación profesional teñida de ánimo de recaudación, ¿debería el Papa excomulgar a los de Tráfico?


Tal vez bastaría para hacerse perdonar que se ofrecieran como costaleros en la procesión del Encuentro, en Vigo, donde por falta de voluntarios no se pudo celebrar.


¡Ah, y que viva la Guardia Civil!

Te puede interesar