Opinión

Mariano, ¡espabila!

Sabías que éstos no te iban a dejar un chavo en la faltriquera, pero no esperabas que llegaran a tanto. Por no dejar no dejaron ni las telarañas. Eso sí el bajo fondo de la caja registradora lleno de facturas impagadas. Encima te montan una bulla tras otra por tratar de arreglar el desaguisado que ellos crearon.

Lo curioso es que le preguntas a uno de estos mangurrinos por qué está en la manifestación y te contesta que porque en el Instituto “X” han cortado la calefacción. Le dices que eso fue una boutade y que fue desmentido por la directora y te espetan que les da igual. A otro le preguntas lo mismo y te dice que es porque son unos fascistas. Le interpelas para que te diga lo que entiende por fascistas y te dice que es lo que son los del PP. Esa es toda su capacidad de razonamiento. Otros ni lo intentan, se limitan a corear el contenido de la pancarta, cuya memorización les han metido por vía rectal. Ya lo dijo Machado “Uno de cada dos españoles embiste”.

Y así, imbuidos por tal movida cultural, se lanzan a la toma de la calle a sangre y fuego, integrados dentro de las hordas de la abyecta rojería, sin saber exactamente por qué, o tal vez sí, por fastidiar. Al menos los capos “bandicalistas”, que cada vez se parecen más al “Dúo Sacapuntas”, defienden sus privilegios. Igual que los malandrines rojeras, que sí tienen muy claro lo que quieren.

Mariano, te sugiero que pases a la acción, para recuperar la calle, como te diría Don Manuel. Por ejemplo, para desactivar una de estas algaradas callejeras, organices otra exigiendo la legalización de la marihuana. Verás cuantos se pasan a la tuya. Y luego haz como el flautista de Hamelin.

Mira Mariano, tienes que aprender del enemigo. Menos seminarios de Acción Católica y más cursillos acelerados de AGIT-PRO (Agitación y Propaganda). Con ello no ganaréis el cielo, pero sí las elecciones.

Te puede interesar