Opinión

FEMICIDIO Y FEMINICIDIO

Pues sí, dilecta leyente, reflexionando sobre un comentario de la fiscal Teresa Peramato sobre los homicidios y asesinatos de mujeres en el mundo, en cuyo tema es una incuestionable experta, uno se queda pasmado de lo acémilas que podemos llegar a ser los hombres.


Comenzaré por exponer la diferencia entre los términos del título. Por femicidio se entiende cuando la muerte es por el simple hecho de pertenecer al sexo femenino, y feminicidio es el conjunto de femicidios en una situación de absoluta y patente inactividad del Estado. Son por ello términos complementarios, pero no sinónimos.


Los femicidios pueden responder a diferentes causas:


a) Femicidio familiar o íntimo, que son los cometidos por la pareja.


b) Femicidio no familiar, son los realizados por un extraño.


c) Femicidio por conexión. cuando la muerte se produce por intervenir en auxilio de otra mujer.


d) Femicidio sexual, cuando la muerte se lleva a cabo tras haber ejecutado sobre la mujer aberrantes agresiones sexuales. Puede ser organizado o aislado


e) Femicidio por ocupaciones estigmatizadas, sobre mujeres que se dedican a la prostitución.


f) Femicidio infantil, cuando la víctima es una menor.


g) Femicidio social o cultural, por considerar a las mujeres brujas y las queman vivas o las apedrean hasta la muerte, o les extraen los órganos sexuales en la creencia de que éstos tienen ciertos poderes.


h) Femicidio ritual, como la ablación.


i) Femicidio en tiempo de guerra, con violación y posterior asesinato, para minar la moral del enemigo o de la mujer


combatiente.


j) Femicidio serial, cuando el autor o autores repiten en múltiples ocasiones sus crímenes.


Y frente a esta barbarie, uno siente la imperiosa necesidad de proclamar su amor a las mujeres, ya sean abuelas, madres, esposas, hijas o nietas.


Te puede interesar