Opinión

ESPECULANDO SOBRE EL SECUESTRO DE BAYONA

En el momento de escribir este artículo aún no se sabía nada sobre la identidad de los secuestradores, el móvil, el vehículo del liberado, ni demás circunstancias que pudieran arrojar luz sobre este extraño caso del que resultó protagonista involuntario un vecino de Bayona.


El hermetismo de la Guardia Civil es total, y los habitantes del municipio, una vez enterados y convencidos de que no fue un mal sueño, comienzan a debatir sobre este acontecimiento. La idea general es coincidente en que se trata de un asunto de drogas.


No sería la primera vez que los narcos secuestran a otro, le pegan una paliza para darle una lección y lo dejan abandonado. A veces es por un problema de deudas y otras por meterse en una jurisdicción que no le corresponde. Claro que esto ocurre en el mejor de los casos, pues no es infrecuente que lo acaben baleando.


Y uno que se dedica a la especulación sin datos, se pregunta si esto tendrá algo que ver con la detención en Vigo de una banda que se dedicaba a robar a narcotraficantes.


El hecho de que al andoba de Bayona le sustrajeran el coche, hace suponer que pretendían sustraerle algo que pudiera ocultar en el mismo. ¿Será así? Y en su caso, ¿qué pretendían encontrar?


Al parecer los secuestradores se confundieron de víctima. Teniendo en cuenta lo que le hicieron a éste, sin, al parecer, tener nada que ver con los hechos, ¿cuál hubiera sido el destino de la persona que buscaban?


La víctima se recupera de las heridas y se supone que estará colaborando con la Guardia Civil en el esclarecimiento de los hechos. Habrá dados datos como las señas físicas de los autores, el acento, si conocían la zona, características del coche, tanto interior como exterior, cómo llegaron a la conclusión de que no era él al que buscaban y si por ahí se puede intuir quién era éste, para poder interrogarle y en su caso protegerle. El 'salvado' debe tener algún punto común con la víctima, bien el tipo de coche, características físicas, oficio, vecindad, costumbres, etc., que se supone se estará valorando.


El uso de 'palos' por parte de los secuestradores me funde el yelmo, amigo Sancho. En principio no parece obra de profesionales. ¿Pero de qué palos estamos hablando? Quizás tablas de obras, o varas, o más bien porras, o tal vez palos de beisbol? Esta diferenciación tiene su importancia.


El uso de bridas para atarle las manos, no parece indicar que el hecho fuera algo improvisado, sino todo lo contrario, que, por otra parte, no parece coherente con la aparente improvisación de la utilización de palos.

Te puede interesar