Opinión

Carta a Rubalcaba

Querido Alfredo:

Que ya me he enterado de que te han nombrado Secretario General. Te vi en la tele, con ese aire de galán a lo Montgomery Cliff, desgarbado y frágil, ese tipo de hombre que tanto gusta a las mujeres del partido. Claro que tenías enfrente a la ratita presumida, que atrae mayormente a los de la barretina. A ella se la veía eufórica, y tú con era cara de póker, a lo Buster Keaton, que nunca se sabe si llevas una buena jugada o vas de farol... Sentí ganas de gritar “¡Así, así, así gana mi Alfredo!

Recuerdo cuando dijiste que te querías retirar de la política. Pero no te dejan porque eres un tío polivalente. Lo mismo detienes etarras con la mano derecha, que los sueltas con la izquierda. Además pegas muy bien en los funerales. Y con tus conocimientos de licenciado en químicas, sacas unas pócimas con las que tienes contentos a todos los afiliados e incluso a muchos medios de comunicación, que se declaran afines. Veo que haces un buen uso de aquél principio sobre la materia, que adaptaste a tu conducta política: La iniquidad ni se crea ni se destruye, simplemente, se transforma.

Espero que te vaya bien en tu nueva empresa, aunque tú eres más bien de los que actúan en la sombra, detrás de las bambalinas o de apuntador. Por eso que lo de dar la cara sin muñeco interpuesto, te debe costar. Habla con José Luis Moreno, el ventrílocuo, que de eso sabe. Por cierto, que cada vez te pareces más a “Macario”, ese muñeco con la boina calada, que te hace tan cercano al pueblo. .

Fredo, no sé que hacer con ese coche que compraste cuando acabaste la mili, tan de proletario, sin perder esa coquetería del color rojo pasión, que utilizaste en tu campaña como candidato a la presidencia del Gobierno. Por cierto, que me sorprendió que después de 30 años sin bajarte del coche oficial, aún recordaras lo de poner el tique del aparcamiento y esas cosas.

Te cuento, en casa hemos dejado de comer faisán, porque sabemos que es un animal que a ti se te atraganta. Así que puedes venir cuando quieras. “El fuego está encendido, la leña arde”.

Te puede interesar