Opinión

ATROPELLA Y MATA A SU NOVIO

Pues sí, dilecta leyente, los hechos ocurrieron en Carballo y, según las crónicas, una mujer atropelló y mató a su novio, al parecer, huyendo del maltrato de éste.


Para analizar el caso es necesario conocer algunos detalles, tanto sobre la personalidad, como sobre los antecedentes y circunstancias de ambos.


Según los antecedentes la víctima era un 'buscabullas' y la autora una mujer de moral distraída. Los hechos ocurrieron sobre las 6 de la madrugada, en la vía pública y, según ella, su novio la maltrataba; pero no había denuncias de ello. En todo caso su relación había comenzado hacía tres meses.


La noche de autos, al parecer, habían discutido, ella se montó en su coche, dice que huyendo del maltrato, él se interpuso, golpeando el vehículo. Ella aceleró y se cargó al andoba. Luego, según las crónicas, ella se bajó del coche y le pidió perdón y, mientras aquél agonizaba, le decía que no había querido hacerle daño.


Dando por bueno lo anterior, es difícil admitir que se trata de un homicidio imprudente, como se le acusa, en todo caso estaríamos ante lo que antes se llamaba un homicidio preterintencional en el que se causa un daño mayor del querido en concurso con otro de violencia en el ámbito familiar. En todo caso, más que la exención de responsabilidad y causa de justificación de la 'legítima defensa', podríamos estar ante la circunstancia de 'miedo insuperable'. La cuestión está en la discusión doctrinal sobre si ésta es una causa de justificación o de inimputabilidad, en este último caso se salvaría de la responsabilidad criminal, pero no de la civil. Cabría, en todo caso, invocar dos atenuantes: confesión ante las autoridades y la de intentar reparar el daño (?), que podrían colar si no se admite la eximente, y que rebajarían la pena en uno o dos grados.


Claro que, si yo fuese abogado de la acusación particular, calificaría los hechos de Asesinato por la agravante de alevosía, por el medio utilizado que impide toda posibilidad de defensa o en otro caso de Homicidio con la agravante de abuso de superioridad (si se considera que el medio reduce la defensa, pero no la impide). En cualquier caso, la pena no bajaría de los doce años de prisión.


Si fuese abogado de la defensa, claro que invocaría homicidio imprudente, además leve, por concurrencia de culpas, de la autora y de la víctima al ponerse en plan violento delante del vehículo; que se saldaría con una multa.


Te puede interesar