Opinión

Una decisión necesaria y valiente

Opinión

Una decisión necesaria y valiente

Es un alivio saber que la Fiscalía, a instancias del Ministerio de Defensa va a investigar las residencias de mayores donde estos viven en situaciones que solo se pueden calificar como dantescas.

Ancianos que comparten habitación con otro anciano ya fallecidos, condiciones higiénicas deplorables, falta de medios para protegerles del coranovirus, etc, etc. Imagínense que esos ancianos que viven en esas condiciones fueran sus padres, sus abuelos, sus tíos.

Hay que felicitar a la ministra de Defensa por no callarse, por haber tenido la valentía de hacer esta denuncia.

Lo cierto es que es impecable la actuación de Margarita Robles al frente del Ministerio de Defensa y mas todavía durante esta crisis. No diré que es una sorpresa porque Margarita Robles lleva toda su vida en el servicio público y en tantas y tantas ocasiones ha dejado demostrado con creces como antepone siempre los intereses de los ciudadanos a cualquier otra consideración.

Margarita Robles tiene ese espíritu de servicio público tan desgraciadamente escaso en nuestros gobernantes, los de todos los partidos, que suelen anteponer intereses partidistas a los intereses generales. Políticos que en demasiadas ocasiones están más pendientes de cómo estar, mantenerse o llegar al poder, que en realmente pensar primero en las necesidades de los ciudadanos.

También es de justicia destacar la labor encomiable que esta desarrollando el Ejército ayudando en primera fila con disciplina y sacrificio a intentar paliar los efectos devastadores del coronavirus.

Es un alivio saber que podemos contar con una unidad como la UME acudiendo allí donde se necesita que se hagan las labores más arriesgadas y difíciles.

Algunos dirán que no viene a cuento, pero sería deseable que cuando pase toda esta crisis, los políticos que dan la matraca con que hay que reducir el Presupuesto del Ministerio de Defensa, se lo piensen dos veces.

Pero vuelvo al principio, la decisión de Margarita Robles de hacer público el mal estado en que se encuentran algunas residencias de mayores, es una decisión valiente. Y es valiente porque los políticos al uso a lo mejor se lo habrían callado por aquello de no acongojar aún más a la opinión pública. Pero Robles, que ya digo siempre antepone los intereses de los ciudadanos a cualquier otro interés, ha actuado de manera impecable, denunciarlo para que la Fiscalía actúe y además de rebote mandar un aviso a los malos navegantes. Es decir que aquellas residencias donde no se este actuando correctamente y tengan en malas condiciones a los ancianos pues ya saben lo que les espera.

En medio de tanta desolación es un alivio saber que hay responsables políticos que hacen su trabajo con eficacia y rigor y siempre en beneficio de la sociedad. Margarita Robles es un ejemplo de lo que digo.