¿A quién votar?

¿A quién votar?

La verdad sea dicha es que en estas elecciones lo de ir a votar se antoja complicado. Los líderes políticos han logrado polarizar España en dos bandos irreconciliables: el bloque de derechas al que se ha incorporado VOX y el bloque del PSOE-Podemos junto a los independentistas, lo malo es que ambos bloques quien lleva la voz cantante es la opción extrema. Es decir en el bloque PSOE-Podemos es evidente que Podemos viene marcando el paso al PSOE, y en el del PP, Cs y VOX es esta última formación quién ha logrado derechizar a las cúpulas del PP y de Ciudadanos.
Con el bipartidismo todo era más fácil, sobre todo porque el PP había sido capaz de ocupar el espacio de centro-derecha mientras que el PSOE lo había hecho con el del centro izquierda. Así que uno u otro partido ganaban las elecciones en función de lo que decidían precisamente los ciudadanos de centro.
Pero ahora el centro no existe. Pudo existir con la irrupción de Ciudadanos, partido que resultaba atractivo a muchos votantes, pero ya se sabe que los dioses ciegan a los hombres que quieren perder y en Ciudadanos llevan meses haciendo cosas que no hay quién las entienda. Por la torpeza de sus líderes han dejado de ser vistos como un partido de centro para ser percibidos como un partido de derechas, y por si fuera poco con su meliflua posición respecto a VOX han logrado ahuyentar a aquellos votantes que hartos del PSOE hubieran podido votarles. Pero ahora esos votantes del PSOE volverán al redil porque una cosa era votar a un partido de centro y otra a un partido que ya no se sabe lo que es y que además es capaz de pactar con la derecha extrema que representa VOX.
Si a eso añadimos la campaña torpe del PP, la obsesión de sus líderes con el aborto, sus mensajes rancios, la verdad es que los votantes mas centrados de este partido también deben de preguntarse que van a hacer con su voto.
En realidad los votantes de centro-derecha lo tienen realmente difícil porque saben que tanto Casado como Rivera tienen tragaderas para pactar con VOX.
Claro que en el bloque de la izquierda las cosas no están mejor. Se da por hecho que como Pedro Sánchez no obtendrá mayoría suficiente cogobernara con Podemos, es decir Pablo Iglesias será determinante. Pero como Sánchez, además de a Pablo Iglesias, necesita más votos para gobernar a nadie se le escapa que volverá a intentar llegar a acuerdos con los partidos independentistas, y ya se sabe que estos no prestan sus votos gratuitamente. Estos días vemos como Bildu apoya al PSOE en el Congreso y como Otegi ha dejado dicho que no tiene empacho en apoyar al PSOE de Pedro Sánchez.
O sea que en estas elecciones los ciudadanos nos vemos situados al borde del abismo. Votar al PP y Ciudadanos puede suponer dar mas alas a VOX, y votar al PSOE-Podemos, porque tanto monta Pedro como Pablo, supone que los independentistas no solo marcarán la agenda política sino que es muy posible que consigan mucho de lo que demandan.
Así las cosas dan ganas de reivindicar aquel slogan del mayo francés: "Que paren que me bajo".