puede pasar, sí

Sólo hay que echar un vistazo a la interesante página web “localizatodo” para comprobar lo relativamente fácil que parece que se pueda repetir un accidente como el “Prestige”. De hecho, la estadística diría que ocurrirá con seguridad antes o después. Constantemente cruzan ante las costas gallegas cientos de buques, muchos de ellos con mercancías peligrosas: día tras día, mes a mes, cada vez en mayor número recorren la vía atlántica bordeando el litoral gallego rumbo a África, América o el Mediterráneo. Es una cuestión de tiempo que uno de ellos sufra una avería o un accidente y que haya que volver a tomar una difícil decisión. 
También resulta muy probable que se repita una ola de incendios brutal, como la vivida en 2017 en el entorno de Vigo. Las condiciones de aquella jornada fueron muy especiales, con la cola de un huracán que rozó Galicia, dejando fuertes vientos que propagaron los fuegos en un día con temperaturas por encima de 30 grados. Pese a todo no se puede considerar excepcional: un episodio similar en virulencia se había producido once años antes e incluso con más superficie quemada y varios muertos. En 2006, un Gobierno bipartito PSOE-BNG en la Xunta y socialista en el Ejecutivo central buscó bajo las piedra la supuesta trama incendiaria y nada halló salvo los personajes tópicos del rural gallego, como confirmaron las fuerzas de seguridad y el contundente informe del fiscal. Lo mismo pasó en 2017, esta vez con Gobierno del PP en Galicia y el Estado y con idénticos resultados, como volvió a afirmar de forma tajante el Ministerio Público. No hubo culpables ni detenciones significativas ni en 2006 ni en 2017. El “Prestige” y las olas de incendios fueron singulares pero en absoluto irrepetibles.