Opinión

Lo mejor de la muy leal

Opinión

Lo mejor de la muy leal

Por una casualidad aunque sin duda muy llamativa, el mismo día en que se botaba en los astilleros Barreras el mayor buque construido en la Ría, un crucero de lujo de casi 200 metros de eslora, la Universidad de Vigo anunciaba el lanzamiento de su cuarto satélite, el “Lume 1”, concebido para servir de vigilancia permanente contra incendios en todo el mundo. Pocos días antes, PSA también comunicaba que estaba lista para comenzar a sacar al mercado los primeros modelos construidos como Opel, con lo que ya serán tres las marcas que podrán circular con el “made in Vigo”, tras la histórica Citroën y Peugeot que llegó más tarde, fruto de la ampliación de PSA y la absorción de otras empresas. Es el mejor lado de esta ciudad, capaz de botar buques de alta tecnología y dimensiones que comienzan a ser espectaculares, montar coches de tres firmas distintas y lanzar al espacio pequeños satélites diseñados en  la Universidad de Vigo de eficacia probada.
La Muy Leal tiene grandes defectos y serios problemas a corto plazo, destacando sobre cualquier otro el abismo demográfico al que se asoma Galicia  y del que no se libra ya el eje atlántico, entre A Coruña y Vigo. Otro, vinculado al anterior, la falta de un stock adecuado de viviendas, que de no solucionarse -y para eso hace falta ampliar Navia y contar con un Plan General y no dilatar más los plazos- provocará el exilio de miles de jóvenes en busca de una residencia en los ayuntamientos del entorno. De hecho, ya ha ocurrido, y la prueba es que Salceda y Porriño, en el área metropolitana, han sido en los tres últimos años dos de los ayuntamientos gallegos con datos positivos en crecimiento, mientras toda Galicia, y Vigo, hunden en la recesión. El futuro no está escrito y hay esperanza. Continuará...

Comentarios