Opinión

Horror en la metalúrgica

Opinión

Horror en la metalúrgica

La Metalúrgica cerró hace muchos años, antes incluso de las sucesivas crisis del siglo XXI, y desde ese momento como tantos otros edificios vigueses, entre ellos la Panificadora de la que hablamos hoy, ha ido cayendo en la ruina hasta quedar convertido en sólo una fachada. Parecía por todo eso buena la idea de integrar su frente en la nueva sede provincial de la Tesorería de la Seguridad Social, que será el mayor edificio institucional de la ciudad tras el consistorio y la Delegación de la Xunta. El resultado de la intervención está ya a la vista -hoy mismo en este diario en la página 4- para que los vigueses dicten sentencia. Me temo que no será absolutoria: estamos ante un auténtico pastiche que además carece de todo sentido, con un pasillo estrecho entre la fachada exterior y la interior incomprensible. Aunque en definitiva es una cuestión estética, el puzle Metalúrgica-Tesorería recuerda a otros horrores cometidos en esta ciudad, y para ello no hay más que darse un paseo por el centro urbano, donde proliferan antiguas construcciones a las que con poco cuidado se les ha añadido encima otro edificio. 
La Panificadora comenzará a partir de ahora un largo ciclo para su reforma integral que culminará en dos o tres años. Las ideas que se plantean pasan por la rehabilitación del edificio, que no la ampliación de sus estructuras y por ahí quizá se puede avanzar. Aunque no será fácil encontrar una utilidad para los silos más allá de haberse convertido en una "escultura urbana que marca el perfil de la ciudad", como aparece definida la Panificadora en los planes de urbanismo. No es poco, desde luego.
PD: el 8 de Marzo debe ser un festivo como el Primero de Mayo. Parece pura lógica.

Comentarios