Opinión

Biblioteca del estado, claro

Opinión

Biblioteca del estado, claro

Vigo reclama desde hace años una biblioteca del Estado, que en realidad no es sino un centro del Ministerio de Cultura pero soportado en su funcionamiento ordinario por la Xunta, que suya es la competencia en la materia. No vamos a recordar los méritos de la Muy Leal para ello, que resumiremos en uno: todo el mundo está de acuerdo en que hay que construirla. El Gobierno del Estado, también. César Molina, ministro gallego de Cultura de la Era Zapatero, quizá el mejor que tuvo el sonriente presidente, llegó a firmar un acuerdo que no llegó a iniciarse porque el gobierno vigués mudó súbitamente de opinión sobre la ubicación. Iba a ser un edificio nuevo en una parcela en la plaza del Rey, que parece un buen sitio, pero el Concello dijo "no" al reconsiderar su posición y adiós biblioteca. Hasta hoy. Por cierto, la antecesora del ministro gallego en Cultura es la hoy vicepresidenta Calvo, quien se había negado a abrir la biblioteca del Estado en Vigo apelando a obsoletos y rancios argumento sobre que la Muy Leal no es capital de provincia. Cansino.
Así que la biblioteca del Estado se abrirá antes o después en Vigo, como ya se ha hecho en otras ciudades que no ostentan la famosa capitalidad administrativa del siglo XIX, entre ellas Santiago y Gijón. El nuevo ministro, que sustituyó al efímero Maxim Huerta, es un especialista en cultura y sabe muy bien de qué va lo suyo. Así que si hay Presupuestos del Estado para 2019, es probable que aparezca una pequeña partida para ir haciendo camino, y si no hay Presupuestos, tenderemos por fin elecciones.  Queda por saber qué hacer con los edificios judiciales de la calle Lalín, vacíos en 2020. Ciertamente la biblioteca estaría muy bien allí.

Comentarios