Opinión

urbanismo de papel en guixar

La urbanización proyectada para Guixar es de lejos la más importante y ambiciosa de cuantas aparecen en el PGOM aprobado en 2008: nada menos que contempla como objetivos reordenar Teis, dotar a la ciudad de una nueva fachada marítima de categoría, habilitar un parque de 50.000 metros cuadrados (unas cinco veces la Alameda) y levantar dos torres de 25 plantas. Todo ello con una operación de realojo sin precedentes en Vigo, implicando en su puesta en marcha a cientos de propietarios y al menos dos administraciones públicas con una inversión de unos 300 millones de euros en la suma de todos los conceptos. Tantas y tan relevantes metas chocan con la aparición en la versión definitiva del PGOM de unas cargas por 32 millones de euros a asumir por las entidades promotoras -en teoría, Zona Franca y Concello- que hacen inviable la operación. Esa carga no se incluía en la primera aprobación del PGOM, en 2004, y no obstante, la ordenación ya era igual a la actual. Una diferencia clave porque marca la diferencia entre un bonito proyecto y la realidad.

Es lo mismo que pasó en Alcabre, donde El Corte Inglés tenía ya adelantada la planificación de un centro comercial, que se frustró cuando en la aprobación definitiva el alcalde actual incluyó una carga urbanística a mayores de 15 millones de euros para un túnel en la avenida de Europa y ampliar el suelo para viviendas de protección del 20 al 57 por ciento del total. El resultado de esta modificación es conocido: El Corte Inglés renunció a su proyecto y realizó la inversión en A Coruña. En cuanto a Guixar, las administraciones señaladas, comenzando por Zona Franca, descartan por completo impulsar la operación en esas condiciones. De nuevo urbanismo de papel.

Te puede interesar