Opinión

la última oportunidad para urbanismo

Carmela Silva, todavía concejala de Urbanismo, se despide forzosamente en unos días para dedicarse en exclusiva -como le ordenó de forma reiterada la dirección del PSdeG- a su trabajo en el Congreso, donde es secretaria de su mesa, un puesto muy visible aunque sin trascendencia. No sabemos si va a hacer o no un resume de su gestión, pero se lo puede ahorrar: se limita a cero en su doble etapa, donde su único éxito ha sido también el mayor fracaso, la aprobación del Plan General (PGOM). Recordemos: PP y BNG pactaron un modelo que contó con el visto bueno de la totalidad de colectivos sociales, vecinales y profesionales y con el acuerdo de patronal y sindicatos. Pero con la oposición del PSOE, en el Concello, con el sublime Ventura Pérez Mariño, y en la Xunta, donde mandaba y mucho María José Caride. La doble pinza sirvió para volar por los aires el consenso y obligar a una segunda redacción, donde metieron lápiz y goma Abel Caballero y Carmela Silva para tratar de ganarse un sitio en la izquierda al ampliar de forma generalizada la superficie destinada a la construcción de viviendas protegidas. El resultado está a la vista: de los 410 ámbitos previsto sólo se ha puesto en marcha uno, en Bouzas, y no se ha construido ni un solo piso social. Todas las grandes promociones que ya estaban firmadas con convenios fueron aniquiladas, con lo que ni se levantaron viviendas, ni caras ni baratas, y así desanimó aún más la economía, hundiendo de paso a los arquitectos, constructores, promotores y trabajadores de la construcción. En 2011, un 18 por ciento más de paro en Vigo en este sector. He ahí el gran resultado de la política de Caballero y Silva en este campo.

El Partido Popular llevaba en su programa de gobierno un ajuste del PGOM para hacerlo viable, lo que vista la praxis se convierte en urgente. El BNG que apoyó los dos modelos de Plan, el nonato de 2006 y el aprobado en 2008, no debería tener problemas para aceptar una segunda modificación que en lo esencial dejaría las cosas donde ellos mismos querían hasta que llegó Caballero.

Te puede interesar