Opinión

La reina de Rande, la Fake News

Amarró en el muelle de Trasatlánticos uno de los nuevos buques de lujo de la histórica Cunard, heredera de la White Line que fue propietaria del “Titanic”, un crucero que lleva el nombre de Ana de Gran Bretaña. Fue la primera reina del país unificado con las coronas de Inglaterra y Escocia, una mujer con una historia terrible detrás -es la protagonista del muy recomendable film “La Favorita”- cuyo reinado coincidió con la Guerra de Sucesión en España y la Batalla de Rande. En su honor y de la victoria anglo-holandesa se emitieron monedas conmemorativas del tesoro logrado…que solo lo fue en la imaginación. Como ya se sabía entonces y ahora se ha podido confirmar de forma fehaciente, el rey Felipe V había conseguido desembarcar la práctica totalidad del cargamento de plata en Redondela y con ello pudo ganar la guerra y consolidarse en el trono como el primero de la casa Borbón. En los galeones apenas quedaba el cargamento de empresarios privados. Demasiado gasto para tan escaso resultado, aunque la eficiente propaganda británica arregló parte del asunto con una de las Fake News más famosas de la historia. Tan enorme, que el tesoro de Rande acabó convirtiéndose en una marca que atraería a aventureros de todo tipo durante décadas, incluyendo a Julio Verne, que pasó dos veces por Vigo con su yate e introdujo la historia/leyenda en su inmortal “20.000 leguas”. Los últimos que cayeron en la trampa fueron hace casi 60 años los miembros de la expedición de Potter, quien sacó a la superficie anclas y cañones, hoy -mal- expuestos en el Castro, cuando su lugar tendría que ser una sala específica en el Museo del Mar. Porque el auténtico tesoro de Rande, como dijo el arqueólogo Javier Luaces, son los galeones, algunos de los cuales todavía mantienen parte de su estructura a unos metros bajo el puente. Se llegó a pensar en recuperar al menos uno, tal como hicieron los suecos con el “Vassa”, convertido en la principal atracción del país nórdico.  Pero no. Finalmente, ni galeones ni sala del Museo del Mar. El timo de la Reina Ana…

Te puede interesar