Opinión

El presiente del Área debería ser el alcalde de Vigo

El PSOE y el PP parecen ahora mucho más cerca de un acuerdo sobre el Área Metropolitana, lo que es una buena noticia porque confirma que las negociaciones no han sido en vano: el PP ha acepado buena parte de las enmiendas socialistas y estos, a su vez, comienzan a considerar que después de todo es lógico que el presidente sea elegido, aunque mantienen que debería recaer sobre el alcalde de Vigo. El BNG todavía no, ni se le espera, porque ha decidido enrocarse con la exigencia de la desaparición de las diputaciones, lo que puede resultar una idea aceptable pero planteada en un marco inadecuado ya que Galicia carece de competencias en la materia. Si de la Xunta dependiera, es más que probable que las eliminara hoy mismo, pero el asunto toca dirimirlo en el Congreso.

Que estén más cerca no quiere decir que Abel Caballero se vaya a sumar a un pacto beneficioso para todos, sino al contrario, como se demuestra en sus manifestaciones diarias, cada vez más cerca del desvarío: porque El Gran Timonel es un personaje de una psicología singular, incapaz de aceptar que no siempre se puede ser el más guapo y el más listo.

Estoy de acuerdo en que es más que lógico, razonable, que el alcalde de Vigo sea también el presidente del Área Metropolitana pero también que no tiene nada de democrático que lo sea “a dedo”, sin elección ni posibilidad de ser reemplazado en el caso de resultar un desastre completo. La oferta que se encuentra encima de la mesa parece satisfactoria: repetir el modelo Barcelona, que tanto le gusta nombrar a Caballero: los 14 alcaldes eligen al presidente, pero en votación. Como no tiene votos, tendría que tratar de convencer a sus homólogos de que se comportará con racionalidad y buscando el consenso, aunque me temo que sería mucho pedir. Del Gran Timonel depende: o mayoría en las urnas para conseguir la presidencia o mano izquierda para lograr una mayoría moral que le dé un puesto que sólo él puede perder.

Te puede interesar