Opinión

pachi vázquez lo intentó

Buena parte de la actitud en apariencia condescendiente de Pachi Vázquez con Abel Caballero reside en que ha tratado de hacer todo lo que estaba en su mano para mantener un partido unido con el que afrontar unas elecciones gallegas donde el PSOE tendría opciones reales de ganar la Xunta. ¿Imposible? En absoluto: en las dos últimas autonómicas hubo unos resultados similares, ganando las de 2005 la coalición PSdeG-BNG por un diputado y perdiendo las siguientes por idéntica diferencia. Hay encuestas que señalan que la situación podría mantenerse igual, por lo que aunque Feijóo es favorito, no tiene asegurada la reelección.

Por eso Pachi ha aceptado tantas componendas, por eso y porque el grupo parlamentario no es suyo, sino heredado, con Abel Losada de portavoz (buena persona, excelente diputado, fiel a Abel Caballero) y María José Caride –que va por libre–, además del singular Manel Gallego, otro satélite del alcalde de Vigo, a quien debe sus dos puestos, el institucional y el orgánico como teórico –que no real- secretario general del PSOE vigués, donde el único que maneja es Caballero.

Lo ha intentado todo el secretario del PSdeG, muy en especial con el alcalde de Vigo, quien a cambio le ha devuelto una abierta rebeldía y una cierta mofa, desoyendo sus exigencias sobre la incompatibilidad de cargos de Carmela Silva e incumpliendo los acuerdos de forma visible. Es muy probable que lo siguiente sea obligarle a que asuma una suerte de coalición en Galicia si quiere contar con su apoyo. Para entendernos, algo similar a lo que pasa con el PP en Ourense.

Parafraseando a Churchill, entre la bronca interna y el bochorno permanente, Pachi eligió lo segundo y tendrá además lo primero.

Te puede interesar