Opinión

no envió la policía local

Caballero no envió la Policía a precintar el centro de salud como sí hizo en el Puerto


Entre los múltiples defectos que adornan a Abel Caballero (los dos primeros, la soberbia que anula su inteligencia y una incapacidad manifiesta como gestor) no se encuentra la estupidez política más evidente, motivo por el que ayer no envió a la Policía Local al precintar el centro de salud de Navia, como sí hizo al Puerto cuando lo presidía Corina Porro. Entonces, lanzó una tras otra patrulla a clausurar las obras de transformación de las naves portuarias, al tiempo que llamaba a su Diario Aliado para que un fotógrafo inmortalizara el momento. Qué momentos ….


Pero ayer no, porque habría sido una estupidez política dejar a los vecinos de Navia sin centro de salud. Cierto que carece de licencia de apertura, pero únicamente porque Carmela Silva parece ser que tiene otras cosas que hacer más importantes que atender la concejalía de Urbanismo (otro ejemplo de incapacidad de gestión de la pareja política del Gran Timonel) y porque al alcalde le gusta mantener la tensión como sea.


La concejala Teruca Cendón calificó esta actitud de “berrinche” y la verdad, no se me ocurre otra forma mejor de definir una forma de entender la Administración de la ciudad basada en el capricho y el autoritarismo, como si fuera un sátrapa iranio en lugar de un gobernante en democracia. Los vigueses somos ciudadanos y no súbditos del Gran Timonel. De lo segundo, de su forma de entender el Concello como una finca privada en lugar de un bien público que debería gestionar en nombre de todos, hay pruebas sobradas, incluyendo la ley del silencio sobre los funcionarios y una suerte de extorsión informativa sobre los vigueses.

Te puede interesar