Opinión

lo que no dijo la ministra

En los políticos de cuajo y con horas de ruedas de prensa y e intervenciones públicas cuenta tanto lo que dicen como lo que omiten. Y ayer Ana Pastor no dijo, pese a que se le preguntó, que los aeropuertos gallegos están fuera de peligro de cierre. La ministra, bien al contrario, se limitó a advertir de que existe una deuda insoportable que recae sobre el ente AENA (de Fomento) y que cada terminal tendrá que buscarse la viabilidad por su cuenta. Por tanto, Peinador (y Alvedro, algo menos Lavacolla) no está exento de que pueda acabar echando el cierre. Aunque no parece probable, menos tras la brutal inversión en marcha, no resulta imposible y eso debería bastar para tomar nota y moverse. Por supuesto, el Gran Timonel liquidará el asunto culpando a Feijóo, y los tontos se lo creerán. Por ese lado no hay nada que hacer. Pero la realidad es otra muy distinta: pese al gasto en subvencionar directamente vuelos, el aeropuerto no repunta, sino al contrario. Lo mismo pasa en Coruña y Santiago, y el abril negro de 2012, con las tres terminales en contundentes cifras negativas, debería resultar aleccionador.

Peinador no es el aeropuerto de Castilla-La Mancha ni tampoco el de Castellón, sendos monumentos al absurdo, pero hay que andarse con cuidado: el parking está vacío y la nueva terminal para 4 millones de viajeros puede resultar una publicidad negativa cuando esté abierta, dentro de algo más de un año. Hay soluciones: promoción adecuada, coordinación con otros aeropuertos (dos asuntos donde el alcalde se comporta según suele, de forma incompetente y arbitraria) y busca de un nicho de mercado adecuado en lo comercial y en mercancías.

Te puede interesar