Opinión

Los tres mensajes

H ay que reconocerlo: ha habido algo de suerte. Los dos últimos ministros de Fomento no sólo saben donde está Vigo sino también lo que esta ciudad reclama. José Blanco apuntó buenas maneras pero en su última etapa se vio con el agua al cuello quizá enredado con sus problemas jurídicos e hizo más de político que de titular de las obras públicas. Con todo, no es despreciable su labor en el aeropuerto y el tren del Eje Atlántico, aunque también nos dejó unas cuantas maquetas para entretenernos. Ana Pastor fue cocinera antes que fraile y en su segundo paso por el Gobierno parece dispuesta a demostrar que tiene capacidad, resolución, voluntad y firmeza. Ayer hizo un alarde en su visita a las obras, excusa para enviar tres mensajes que anotamos.

El primero, que habrá estación del AVE y será la de Thom Mayne, aunque con ajustes para que resulte viable económicamente. ¿Cuáles? No los dijo porque es materia de la negociación con una de las empresas dispuestas a construir la terminal y explotarla con mejores contraprestaciones.

El segundo, que la mayor parte de la línea del AVE a Galicia está sin pagar y que a los nuevos responsables les tocará buscar fondos para afrontar una deuda de más de 6.500 millones.

Y lo tercero, quizá lo más importante, que mantiene el compromiso que varias veces enunció antes de las elecciones y de ser ministra: que Vigo es la mayor ciudad gallega y no puede quedarse fuera de la conexión del AVE directo. Para la Muy Leal se trata de un asunto clave donde se juega buena parte de su presente y futuro. Resultaría un fracaso colectivo que el AVE llegue a Coruña y Santiago y no a la mayor ciudad gallega. Un fiasco que conllevaría otra dosis de frustración para una ciudad muy dada a buscarse enemigos exteriores y liarse en conflictos internos. Blanco aseguró que el AVE vendría directo a Vigo e incluso firmó el Pacto do Obradoiro, pero limitó su actuación a mover un papel y encargar un proyecto básico de la variante de Cerdedo para ir ganando tiempo. Pastor asegura que se hará aunque cueste 2.000 millones. Para los que objeten que es un derroche, decir que es lo mínimo que merece la Muy Leal. En todo caso sería mucho menor que el Puerto Exterior o la Ciudad de la Cultura, para entendernos.

Te puede interesar