Opinión

funeral de la mancomunidad de vigo

Algo menos de media hora duró la reunión de la junta de gobierno de la Mancomunidad de Vigo. Quizá la noticia es que se celebró, aunque con mínima asistencia y escaso interés. Los alcaldes ni siquiera sabían muy bien a qué iban, porque el titular de la presidencia, Abel Caballero, maneja el ente a su antojo y capricho, sin informar a sus colegas de sus acciones. Pura praxis para confirmar lo que ocurriría si el Área Metropolitana se pusiera en marcha con Caballero de presidente por ley, sin posibilidades de cambiarlo. El Área es ante todo un organismo de cooperación y sólo un ente político para hacer músculo y sumar medio millón habitantes a la hora de reclamar servicios. Por tanto, lo lógico es que tras su constitución formal, comience a gestionar servicios de forma eficiente y más barata y sea un foro de colaboración. Así funciona el Área de Barcelona, presidido por un alcalde de CiU, el de la capital de forma voluntaria, pero gestionado con un vicepresidente ejecutivo, socialista.

Nada de esto entenderá el titular de la Muy Leal, empeñado en su cruzada contra todo lo que no controla y todos lo que no se arrodillen.

La Mancomunidad de Vigo expira y el alcalde afirma que se trata del cumplimiento de una decisión del Gobierno por la que se suprimen estos entes supramunicipales en toda España. Pero no sería del todo cierto. La verdad es que la mancomunidad nunca funcionó en su primera acepción, como un instrumento para tener dotaciones en común entre los 12 ayuntamientos, y ha perdido toda capacidad en la segunda, como un foro de debate, por la decisión -una vez más- del Gran Timonel de ser amo y señor sin que sus homólogos tengan apenas más que voz para protestar. Fue lo que ocurrió con la designación de la gerente, hija política de Carlos Font, y a quien los otros alcaldes no querían que siguiera en el puesto. A Caballero no le importó. Entonces se dio la última palada a la Mancomunidad de Vigo. El enterrador Caballero busca ahora hacer lo mismo con el Área.

Te puede interesar