Opinión

CUANDO VIGO ERA UN PUEBLO

Hace 200 años Vigo era un pueblo que comenzaba a entrar en la historia gracias a su levantamiento contra la ocupación francesa. La Reconquista marcó un hito porque supuso el nacimiento oficial de la ciudad y su presentación “en sociedad” después de 1.800 años de oscuridad, apenas velada en siglos anteriores por la Batalla de Rande, Martín Códax y antes el Vicus romano.

Vigo era en 1812 un pueblo de 5.000 habitantes pero en los siguientes cien años se fusionaría con Fragoso y Bouzas y poco después con Lavadores para dar como resultado el municipio que hoy conocemos y que en el siglo XX fue el que más creció de toda Europa. En el XXI el reto pasa por consolidar su posición de cabeza metropolitana de medio millón de habitantes, que es según los sociólogos, la cifra que indica la diferencia entre la relevancia y la irrelevancia política, aunque eso nada tiene que ver con la calidad de vida de sus vecinos. No obstante, parece evidente que si Vigo tuviera ahora 50.000 habitantes no podría disponer ni de universidad ni un puerto de primera ni autovías ni soñar con el AVE. Por tanto, resultaría peor para todos. Vigo era hace 200 años un pequeño pueblo y ahora la mayor ciudad gallega pasa por una situación muy compleja (véase lo que dicen las organizaciones de ayuda, desbordadas), de la que sólo saldrá con esfuerzo y no con un alcalde que empeña a la Muy Leal en aceras.


PD. Define al Gran Timonel haber hecho del Bicentenario de la Ciudad una efemérides menor, fuera de fecha y sin nada que reseñar salvo la inauguración de una fuente, propuesta que además llegó de este diario.

Te puede interesar