Opinión

comienza el futuro

H ay que olvidarse del corto plazo y poner la vista en el futuro, mucho más interesante que el feo presente que en asuntos internos pivota en torno a la corte del Gran Timonel y sus disparates. Ayer mismo dos de sus concejales salieron al púlpito que había dejado vacante Caballero (de paseo en Londres) pero en lugar de hablar sobre sus departamentos (Empleo y Tráfico) soltaron ocurrencias sobre el hospital y el Área Metropolitana, en ambos casos con notable impericia. Santos Héctor, que era un buen sindicalista, se ha destapado como un edil notablemente incompetente. Lógico: el Querido Líder le ordena hablar de lo que no sabe. Su rueda de prensa sobre el hospital fue tan bochornosa que acabó negando lo que su jefe había asegurado antes sobre las camas del centro hospitalario. Ni dio datos, ni supo argumentar. Una lástima.

Lo mismo de Carlos Font, mucho más preparado, quien no pudo ni tirar de la demagogia para defender su argumento contra el Área. Aseguró que todo Vigo está en contra, pero luego no pudo precisar quién, porque nadie, salvo el Gran Timonel y por motivos particulares (quiere ser presidente sin votación) ha abierto la boca rechazando de plano la ley. Una pena, porque Font es un hombre con capacidad de sobra. Seguramente recordará lo que le ocurrió a su antecesor, Xulio Calviño, el mejor del grupo socialista con Laura López Atrio: ambos fueron liquidados por gestionar sus departamentos con éxito en vez de dedicarse en cuerpo y alma a loar al Amo, como hicieron los demás, que así repitieron.

Pero decía arriba que no hay que jugarlo todo al presente. El Área Metropolitana dejó de ser ayer un proyecto para convertirse en una ley imperativa aplicable a los 14 ayuntamientos, lo que supone el fin del principio y el nacimiento del Gran Vigo. Caballero, que hoy da una conferencia contra el Área, será en un tiempo historia breve de la ciudad, menos que Soto: lo fue todo con 12 años al frente del Concello y ahora es un anónimo ciudadano.

Te puede interesar