Opinión

La chapuza administrativa

Lo explicó con claridad Santi Domínguez: la operación de modificación del presupuesto que se aprobará hoy lunes en el pleno es (sic) “una chapuza administrativa”. Pese a ello, el BNG la avalará porque cree que es peor dejar a empresas sin cobrar por actuaciones ya realizadas y reconocidas. No le falta razón en ninguna de sus dos apreciaciones, en la chapuza y en el mal menor, pero es probable que el asunto tenga algo más de calado, como sabe Domínguez. De hecho, lo tiene.

Que Abel Caballero saque del cajón casi tres millones de euros en facturas tras haber aprobado hace apenas tres semanas los presupuestos no es tanto una actuación irregular sino sobre todo una forma de hacer y entender la política. De negar que haya impagos –y por eso no aparecen en los presupuestos aprobados este mismo mes- y colarlos por la puerta de atrás, forzando a la oposición a dar vía libre, colocando a BNG y PP en la tesitura de elegir entre avalar las formas caballeristas y llevar a la ruina a las compañías que contrataron con el Concello. Y todavía más: de constatar que el alcalde gobierna como un señor absoluto, ampliando contratos y dejando expuestos de nuevo a PP y BNG a sus propias decisiones, las actuales y las anteriores.

No es casualidad que la modificación de crédito se haya dividido en dos expedientes, uno exclusivo para el pago de gastos de mobiliario en el edificio de Areal en los tiempos en que Corina Porro fue alcaldesa, lo que no tiene otro sentido que apuntar responsabilidades pasadas por actuaciones discutibles. Tampoco que aparezcan reflejadas obras y contratos realizados por el BNG en el anterior mandato. Lo recordó Santi Domínguez: en todos los casos son facturas reconocidas y que el Concello tiene la obligación de pagar, no “pufos” de PP y BNG.

Conclusión: no es una “chapuza administrativa”, que también, sino sobre todo la enésima manifestación de la forma que tiene Abel Caballero de entender la política y la cosa pública, siempre con la vista puesta en sus intereses particulares como prioridad absoluta. Única, diría.

Te puede interesar