Opinión

el bng, más dispuesto a reeditar el pacto

La dirección del BNG estaría ahora mucho más dispuesta que hace un año a permitir reeditar el gobierno de coalición con el PSOE en Vigo. En realidad, que el PSOE esté en solitario es además de una patología política una singularidad en Galicia, ya que el BNG pactó con socialistas en Ourense, Lugo y Pontevedra. Pero no en la Muy Leal. La explicación está en las peculiaridades del Bloque, donde Santi Domínguez era el único entre los candidatos en las ciudades que no militaba en UPG, corriente que ahora domina la formación tras la escisión de Máis Galiza (MG). Una parte de MG –Dominguez, Aymerich y otros- decidió quedarse en el BNG, pero a las órdenes de la de la vieja U. Con el control garantizado, no hay obstáculos internos para devolver protagonismo a Santi y recuperar el bipartito. ¿Pero cuál? Ya no tiene prácticamente nada que ofrecer: le regaló la Alcaldía a Abel Caballero –que no habría tenido con su abstención- y ayer aprobó su proyecto político, que no otra cosa es el presupuesto. Caballero estaría encantado con contar con mayoría absoluta, pero no va a ceder ni Deportes ni Cultura, que controlaba el BNG, y que se han convertido en sus áreas preferidas, a las que dedica la mayor parte de su tiempo por su proyección pública. Lo más probable es que el grupo nacionalista se tendría que conforma con departamentos sociales y una parte de la gestión de la recuperación del barrio histórico que ha acelerado la Xunta: el propio Santi Domínguez fue nombrado por Caballero vicepresidente del Consorcio Casco Vello, en otra decisión incomprensible entre gobierno y teórica oposición.

De esta forma se pasaría de un BNG que apoya al gobierno desde la oposición a otro donde sería gobierno con su propia posición. ¿El peligro? Una sangría como la que le practicó Soto en 1983 a los nacionalistas . En política resulta imposible estar en misa y repicando.


Pd1. El nombre de Vigo sonó más ayer en la prensa, televisión y radio que en los últimos cuatro años. El Celta continúa siendo la mejor marca.

Pd2. El ansia enfermizo de protagonismo le jugó otra mala pasada al Gran Timonel: empeñado en hablar donde no debía se llevó una pitada en As Travesas. ¿Qué hacía en el palco del Celta montado en la plaza?

Te puede interesar