Opinión

Ana Pastor y lo de Vigo

Satisface escuchar en una rueda de prensa europea al titular de Fomento hablar de que está ahí para pedir recursos y un trato adecuado para el puerto de Vigo “el primero de Europa en pesca”. No es la primera declaración que hace Ana Pastor en este sentido, y eso es lo más sorprendente, por inusual: que lo mismo que decía en la oposición -del AVE o el puerto- lo repite en el Gobierno, lo que le da más valor. Lógicamente, falta que sus palabras se concreten en un caso en el BOE y en otro en una gestión exitosa ante la UE. De momento, lo segundo tendrá que esperar ante la ratificación del plan anterior por Los 27, desgraciadamente 'atornillado' por los anteriores responsables del Gobierno, que apostaron por Coruña dejando tirado a Vigo. El Gran Timonel aseguraba que era un 'error'. Y no: era una decisión equivocada, pero tomada con plena conciencia y que ahora será difícilmente reversible.

Y no obstante, siendo justos hay que reconocer que Galicia ha tenido suerte con los dos últimos titulares de Fomento, quizá como desagravio por tener que soportar antes a la inefable Magdalena Álvarez, que alternó su gestión respecto a esta Comunidad Autónoma con falsos plazos, plantones, malas caras y declaraciones tan relevantes como calificar al Plan Galicia como un excremento. Como tal lo trató, desde luego. José Blanco hizo todo lo contrario, y por interés personal o convicción, trató de deshacer el entuerto que Magda le había dejado como herencia, aunque no lo acabó de conseguir del todo: por un lado por la imposibilidad de hacer compatible la verdad política y los plazos técnicos; por otra por compromisos. Véase el puerto.

Te puede interesar