Vamos a ver si nos entendemos...

Vamos a ver si nos entendemos...

Por fin, tras un año de espera, tenemos nuevo gobierno. Falta ahora que nos entendamos. “Vamos a ver si nos entendemos…” Más o menos con esas palabras se dirigía Salazar al pueblo portugués un 10 de agosto cuando el problema de las colonias estaba en sus momentos más álgidos y Spinola en medio… Parece, por lo que se vio, que el entendimiento estaba lejos y más tarde, poco más tarde, llegaban otros aires para el país luso y don ellos la democracia del “5 de Avril”.
Pues en España parece que el entendimiento está muy lejos y el momento de los acuerdos mucho más distante. Visto desde fuera, la cosa es juzgada de mil y una maneras. Pero, también es cierto lo que decía un universitario, “seguimos viviendo”. Sí ¿pero cómo? Esperemos que el nuevo gobierno lo aclare.Si uno se acerca a los medios de masas parece que España ni es el arte, ni la cultura, ni la gastronomía ni nada de nada. Esta nación parece un sainete en el que los personajes fundamentales son unos cuantos políticos que hacen su papel mientras el personal cada día “pasa” más de ellos. Una comedia que llegará a ser trágica. Como si el país estuviese formado por dos clases de personas: las que trabajan, desempeñan su misión, cuidan de su familia e incluso van de vacaciones y sus hijos al colegio o la universidad como si nada…Y la otra parte son los políticos que van a su “bola”, a lo suyo, al sillón o lo que fuere viviendo en otra galaxia.
Y todo ello, como ya hemos señalado aquí hace meses, va en detrimento de la democracia. La gente “pasa” de los políticos porque éstos siguen dedicándose al sainete, desempeñando su papel y, eso sí, ganando sus sueldos a los que debieran renunciar. En la antigüedad cuando había un cónclave para elegir al papa, el pueblo estaba expectante y si pasaban meses o más de la cuenta sin salir la “fumata bianca” entonces el mismo pueblo les retiraba el tejado del lugar de la reunión e incluso les dejaba a pan y agua… para ver si se ponían de acuerdo. Habría que hacer algo parecido que les retirase el sueldo mientras llegan los acuerdos. Verían ustedes como espabilaban los susodichos. Porque es de verdadero escándalo. Y, con todos los respetos, incomprensible que una senadora que deja el grupo en el que estaba por supuesta corrupción, se va al grupo mixto ganado 1.800 euros euros más. De comedia…
Y lo gravísimo es que pretendan acomodarse en el sillón, en el poder o en lo que sea. Lo que acontece en el PSOE es de suma gravedad para el país que necesita partidos serios y sobre todo unidos con ideales, contenidos y manteniendo su ideología que todos debemos respetar. Las rupturas, la falta de unidad cuando “falta el pesebre” indica muy poco y el pueblo lo ve y castiga en las urnas.
En el fondo, lo que faltan son verdaderos líderes y personas de Estado con generosidad y entrega y sobran “actores” de improvisadas obras teatrales de las que estamos hartos. Tendrían que convencerse algunos de que esas historias en las que se enfrascan para nada interesan al pueblo en general. Va a ser cierto aquello de Fraga en el Congreso cuando recordaba lo de los célebres garbanzos. La gente quiere vivir. Por favor vivan y dejen vivir en paz al pueblo porque de lo que ustedes discuten a nadie interesa. Está muy visto.
Veremos si con el gobierno recién nombrado desaparecen los corruptos y la corrupción y surgen personas con algo que parece está ausente que es el sentido común. El “sentidiño” que diríamos los gallegos que poco hay hoy en día. Sería de desear que el nuevo ejecutivo transmita esperanza e ilusión a este país que tanto la necesita. Y mañana San Martiño, ¡que él reparta suerte!