Opinión

¡POBRES PENSIONISTAS!

No basta con ser viejo y decrépito, ahora los gobiernos nos quieren machacar por el lado económico. Además tenemos a la señora de la Xunta diciendo que tenemos un almacén guardado de medicamentos como si estuviéramos coleccionando fotografías de nuestra boda o los viajes en tranvía sin hablar de los innumerables libros, videos, discos y no sé cuantos otros cachivaches de geriátricos que hay en casa.


El anterior gobierno congeló las pensiones, éste nos quiere cobrar por la sanidad y el que viene pasará la ley de muerte digna y adiós tendremos que dejar de existir a partir de los 65. ¿Pero qué me dicen de los sueldos por ser canguros? ¿O el mantenimiento de muchísimos bares donde tomamos un café mientras echamos la partida de mus? ¿Qué os parece Vitrasa que los que no tienen pensión mínima tienen que pagar como cualquier otro ciudadano? Después esté lo del psicotécnico para renovar el carnet de conducir. Basta que te encuentren una audición de 40%, la vista de un topo o los reflejos de un koala que adiós al coche. ¿Y qué hacemos entonces para el transporte? Ya dejamos de hacer deporte hace mucho tiempo. El fútbol, baloncesto, surf, y muchos otros murieron hace años. Hay los que siguen con el tenis hasta que las rótulas de las rodillas dejan de funcionar.


Los del golf terminan en el quirófano con hernias discales. Hablemos de comida. Pero primero hay que hacer un análisis de sangre. El colesterol, la glucosa, la tensión, el acido úrico nos impiden de todo. Fuera el marisco, el chuleton, el lacón con grelos, la lamprea, el cocido para dar ejemplos. A la papita, el puré, la fruta, mucha fruta y que no toquemos el alcohol. Un vasito de vino y punto final. El chupito para los hijos, el café para todos menos nosotros y a llenar la nevera de agua mineral. Pasear por la ciudad es otro calvario, ya que no tenemos para el autobús y la DGT nos prohíbe usar el coche. Te atropella la del 5º que sale del súper, apurada porque esté en doble fila. La esquivas y te toca la bocina el de la moto que quiere aparcar. Sigues hasta el paso de peatones, cierra los ojos, di cuatro Ave Marías y cruzas.


Con un poco de suerte llegas al otro lado. Y así con todo hasta que vuelvas a casa. Después está lo del sexo. Los hombres con el Viagra y las mujeres con lubricante y no contemos con los machos que ya no pueden porque la próstata ya no sirve. Una nueva tuerca si vas al medico para que te cure del líbido. Lo mejor de todo son los que te anuncian una gran calidad de vida si compras este seguro o si inviertes en este plan de pensiones para el futuro. Claro que esto está orientado a los que aún no tienen idea de lo que les espera. Hasta esto no funciona porque los bancos están vacíos. Solo hay que ver las inversiones en preferenciales y el del frac con corneta y silbato en Colón. Ya no valen nada.


Hay algunos que se salvan como Sir Abel. Habrá pasado la edad pero como es un Dios esta en otro planeta con su excavadora y el cuarteto de Bach. Llega el momento sublime y te vas al otro lado. Podría ser donde esté el que fabrica azufre como dice Chávez o el que le da cafelitos a George Clooney. No importa porque como nadie sabe lo que nos espera los pensionistas tenemos que seguir aguantando hasta que llegue ese día.

Te puede interesar