Opinión

EMPRESARIOS Y SINDICALISTAS

Cuando salgo de paseo con mi mujer ?la gallega? a ella le encanta analizar con detalle a cuanto escaparate de tienda de ropa hay mientras que yo me detengo ante los murales que están cubiertos de carteles anunciando conciertos u otros que no son mas que pasquines de propaganda o protesta. Yo lo llamo 'ir de perritos'. Estoy seguro que con imaginación saben a lo que me refiero. Los de la música me causa un poco de risa porque, salvo los conciertos clásicos, la mayoría están llenos de arte moderno, nombres de grupos irreconocibles por la Real Academia, frases de palabrotas en inglés y fotos de los protagonistas con una cara de perro que asusta hasta el más temerario de la ciudadanía.


El otro lado de la moneda es un gran potpurrí de todo tipo de cartel desde cursos de idiomas u oposiciones, ofertas de supermercados, tiritas con teléfono móvil de autónomos de varias profesiones y finalmente la propaganda política generalmente de extrema-izquierda o sindicalista con anuncio de convocaciones a la huelga o una de las numerosas manifestaciones que tenemos que soportar los vigueses todos los años. Referente a estos últimos siempre tomo nota porque otro 'hobby' mío al ir de paseo es si concuerdo con alguna marcha sindical, tomar nota tanto de los 'cantos' y gritos de los manifestantes como coger uno de los manifiestos que ofrecen al público al congregarse finalmente y como siempre en la Puerta del Sol de la Muy Leal. Tengo uno que guardo celosamente desde hace 3 años por los de la metalúrgica incitando a la huelga el 20 de Mayo del 2009 y que daba ejemplo, en esa época del gran vacío que existía entre jefes y trabajadores del sector.


Les cito lo siguiente (refiriéndose a los empresarios) en gallego: '?son eses, os dos chalets con piscinas, os que enchen os clubs náuticos de iates os que especulan con nosos salarios, os que xogan con puro e unha copa de coñac cos nosos postos de trabaio?' Creo que no necesita más explicación, la incitación al odio es obvia. Estamos en el 2012 y la situación ha llegado al extremo que el gobierno ha cogido el toro por los cuernos y aparte de las nuevas normas de la reforma laboral, lo que mas necesita España es una verdadera reconciliación entre empresarios y especialmente sindicalistas para que juntos traten de resolver la terrible tragedia del desempleo y desplome de la economía.


De nada sirve salir a la calle con el propósito, como el ejemplo que he expuesto incitar a la ciudadanía a total anarquía contra lo que son en general el gran conjunto de empresarios pequeños y medianos que solo desean ver prosperar a su empresa con la ayuda de sus empleados. Vengo manifestando durante mucho tiempo que yo fui sindicalista, miembro del comité de empresa además de enlace sindical. Aun conservo mi carnet del año 1965. Recuerdo negociaciones bastante duras con la patronal pero en la mayoría de los casos era respeto mutuo porque sabíamos que nuestro puesto de trabajo dependía de la empresa y nunca de las huelgas salvajes que afectaban a otros sectores de Inglaterra. Se que hoy los tiempos son duros pero hay que afrontar la realidad. Desde luego que hay empresarios que son caciques pero están en minoría.


Con un pequeño empuje de abrir de puertas y facilitar la creación de empleo a base de abaratamiento, por más precaria que parezca, a la larga saldremos ganando todos, jefes, trabajadores y hasta los pensionistas al ver descender las listas del INEM. Créanme, hablo de experiencia.

Te puede interesar