Opinión

La venda de Victoria's Secret

Ya sabéis que a mí, esto de hablar de política me revienta más que los granos de un adolescente, pero – independientemente de la famosa prima – es la noticia de la semana y obviarla, sería como ponerse la venda delante de un desfile de Victoria´s Secret.

Como de vez en cuando creo en la diosa Fortuna, el día después del 20N me fui a comprar lotería de Navidad con una terminación que no se me quitaba de la cabeza… 186. Me puse delante del ordenador y busqué el 00186… agotado; el 01186… lo mismo; el 02186, 3 décimos, y así hasta el 99186, que cosas – pensé – y me fui directamente a buscar otra terminación distinta el 110 y ¡¡¡oh milagro!!! había donde elegir. Compré uno de cada (como es evidente).

Lo que es cierto es que al que ya le ha tocado la lotería del poder es a Rajoy, con su discurso pausado, su verbo contenido, su quietud en el rostro y un programa que dista mucho de aquellos que enarbolan el suyo desgranado punto a punto, pero más preocupados con el del contrincante que con el suyo propio y que nadie se creyó.

A un conocido le tocó una vez la primitiva, 11 millones de euros, al principio se dedicó a disfrutarlos, luego a malgastarlos y finalmente, cuando las deudas eran mayores de lo que tenía, a invertir lo que le quedaba en todas aquellas operaciones que los asesores que a él se habían unido (conocedores de que algo rascarían) le decían, y, que lo único que hicieron fue minorarle patrimonio, castigarle en el compromiso y sobre todo a restarle toda credibilidad ante sus acreedores y ante quienes financiaban sus estupendas operaciones. En definitiva, acabó arruinado por no saber administrar lo que se le vino encima.

Tengo la esperanza de que Rajoy no se atragante con tanto poder, con el de los municipios, Diputaciones, Comunidades autónomas y, sobre todo con el del Estado, ya que todo junto es como el cocido de mi madre que lleva de todo, garbanzos, jarrete, lacón, chorizo ceboleiro, y grelos… muchos grelos, aunque si he de ser sincero… últimamente hace algunos recortes y ya no le echa chorizo ceboleiro… le pone uno corriente, el lacón lo sustituye por pollo y los grelos por repollo aunque tenemos la promesa de que a su cocido nunca le faltará el jarrete, es más, se ha mojado y ha dicho que actualizará la cantidad de jarrete y he de decir que se digiere peor… pero a mi prima le gusta más.

Está claro que esto de hablar de política no es lo mío, lo mío es mucho más superfluo, más banal, más al cabo de la calle. Me voy a volver a poner la venda y a perderme el desfile de Victoria´s, aunque tranquilos, alguna rendijilla dejaré, que al fin y al cabo uno no es de goma y si te asomas te sorprendes de lo que puedes ver, sobre todo ante lo que viene, que sea para bien, que sea por España.



[email protected]

Te puede interesar