Opinión

China avanza en todos los campos

Opinión

China avanza en todos los campos

Últimamente los científicos chinos han dado muestras de estar a la altura de cualquier otro en el mundo, sea la rama que sea, en biología lo hemos visto tanto en cambios en los fetos para evitar enfermedades, cómo en microbiología estudiando virus, el Covid-19 es el último ejemplo, del mismo modo que en física teórica y astrofísica. Lo último es la fabricación de esponjas de zirconio  que se utilizan en los reactores nucleares para que se introduzca el combustible nuclear, algo de lo que era deficitaria y que en estos momentos se ha convertido en el mayor exportador mundial. La empresa China Atomic Energy Industry Company Ltd, parte de la China National Nuclear Corporación (CNNC) es la única en China que puede realizar simultáneamente toda la cadena industrial desde la la separación de zirconio de sus impurezas, incluido el hafnio, mediante procesamiento pirometalúrgico, en la planta de Chebesk, y obtener esponja de zirconio de grado nuclear. Era importadora neta y es la primera nación que exporta en cantidades industriales la esponja de zirconio, se denomina así por su maleabilidad, porque en realidad es un metal.

En agosto de 2019, los productos de esponja de zirconio de grado nuclear  pasaron con éxito la evaluación de calificación, lo que marca que los productos de esponja de zirconio desarrollado y producido de forma independiente por CNNC han alcanzado el nivel avanzado nacional. Con estos avales ya ha enviado a Rusia el primer cargamento de esponja de zirconio, y se esperan más envíos a otros países. El gigante hasta ahora dormido se está despertando en todos los terrenos. No olvidemos que al día de hoy el 90 % del zirconio se utiliza en la nueva generación de reactores nucleares, por la seguridad que aportan, y lo poco que se corroen, así como no ser susceptible a la erosión por cualquier ácido, evitando ‘fugas’ que podrían causar algún peligro. Por esas mismas características es utilizado en la industria aeroespacial.

Cada paso que se da en la energía atómica es un grado más de seguridad, objetivo por el que se viene trabajando desde el inicio de su utilización en las Centrales Nucleares, por lo que hoy son de lo más seguras de todas las formas de producción de energía y también de las más baratas.

Comentarios