Opinión

Santi Vega, un nuevo canónigo para Tui-Vigo

Opinión

Santi Vega, un nuevo canónigo para Tui-Vigo

En el Cabildo de Tui-Vigo estamos de celebración. El Sr. Obispo ha nombrado a un nuevo canónigo, D. Santiago Vega López, para que sea el director del museo catedralicio.
El Código de Derecho Canónico establece que “el cabildo de canónigos, catedralicio o colegial, es un colegio de sacerdotes, al que corresponde celebrar las funciones litúrgicas más solemnes en la iglesia central o en la colegiata; compete además al cabildo catedralicio cumplir aquellos oficios que el derecho o el Obispo diocesano le encomienden” (c. 503).
Entre estos oficios – sabiendo que lo más importante es el culto litúrgico – está, generalmente, el cuidado de la catedral y de los bienes culturales que forman parte del entorno catedralicio. El culto y la cultura van de la mano. Es una gran responsabilidad, porque – normalmente con pocos medios – hay que atender las necesidades cotidianas de la conservación de un gran templo con enorme valor histórico y artístico.
Las administraciones públicas ayudan mucho, pero no cubren el día a día, ni los gastos habituales. Si los sacerdotes dejasen de cuidar las iglesias, si los canónigos dejasen de atender las catedrales, el Estado tendría que crear un cuerpo de funcionarios para ocuparse del patrimonio sacro. Mucho me temo que sería imposible mantenerlo y que, en buena medida, terminaría ese enorme patrimonio en el abandono. Las Desamortizaciones, por no hablar de la Guerra Civil, no han contribuido en nada a la causa de la protección del arte. Muchas veces, el paso por el poder de los más “ilustrados” ha terminado en el desastre cultural más absoluto.
Don Santiago Vega – todos sus compañeros y amigos lo conocemos como “Santi Vega” – es un sacerdote muy apreciado en esta diócesis. Y yo creo que lo es por, al menos, tres motivos: Es una persona muy educada, de trato enormemente afable. Es un buen cura, siempre atento a las necesidades de los fieles. Y, no en último, lugar, es un hombre culto, con gran conocimiento del arte y con gran sensibilidad.
Don Santiago es tres años menor que yo (él nació en 1969 y fue ordenado en 1995; mis años correlativos son 1966 y 1991), pero obviamente hemos coincido en el Seminario y ya después como sacerdotes. 
Recuerdo ahora dos momentos que vienen a mi memoria: Un viaje en 2008 a Turquía, en un curso organizado por la Conferencia Episcopal Española, en el que ambos participamos. Él iba con un tío suyo, sacerdote, un hombre también de gran cultura. Santi Vega tuvo la amabilidad de enviarme después un soporte informático con la enorme cantidad de fotos, muy bellas, que él había hecho en Turquía. Poco antes de ese viaje, yo había sido nombrado canónigo por el entonces obispo, D. José Diéguez. Y siempre le agradeceré a Mons. Diéguez y a San Telmo – porque algo de milagro hubo – ese nombramiento.
Otro momento ha tenido lugar este mismo año. Me tocó organizar, en Vigo, las XVIII Jornadas de Teología Fundamental para España y Portugal. Le pedí a Santi Vega que me ayudase con el cartel de las Jornadas. Él me envió varias imágenes. Al final, me decanté, como motivo principal del cartel,  por una fotografía hecha por él de una vidriera contemporánea de la catedral de Reims. Una vidriera del artista alemán Imi Knoebel. Sobre este tema presentó una comunicación en las Jornadas.
D. Santiago Vega es el párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Rocío, de Vigo. Es, asimismo, Licenciado en Bellas Artes y tiene un Máster en Patrimonio Cultural de la Iglesia.
Un honor para este Cabildo.

Comentarios