Pablo Iglesias quiere ser el comisario del Gobierno del PSOE

Pablo Iglesias quiere ser el comisario del Gobierno del PSOE

Lo expresan él y los suyos con tanta claridad que no deja lugar a dudas. Pablo Iglesias, que repetidamente advierte –aludiendo al incumplimiento por parte del PSOE de los asuntos que pactaron en su día para apoyar los Presupuestos- que quiere estar en el Gobierno para que no se aparte de la línea pactada (en el caso de convenir lo que proceda para investir al Doctor Sánchez) el presidente al que quiere secundar.
Procediendo de quien procede, no deja de traer el aroma del viejo estalinismo de libro. Pareciera que Iglesias quiere ser como una especie de comisario del KGB que vigile, como antaño, que los dirigentes, entonces militares, sigan la ortodoxia del partido. Tal cual. Curiosamente la figura del comisario político no nace en la Rusia Soviética, sino en la Revolución Francesa. Durante el periodo jacobino eran los rigurosos observadores de que se cumplieran los principios de la revolución dentro de los ejércitos. Tales comisarios eran delegados del Comité de Salvación Publica. En la época estalinista observaban especialmente que los mandos naturales del ejército no se desviaran de los postulados oficiales. Pero en realidad ya procedían del comienzo de la Revolución en 1917. 
Da la sensación de que Iglesias se quiere reservar una figura parecida, salvando las distancias, con respecto al Gobierno del que quiere formar parte. Es natural que Iglesias imponga como condición para investir a Sánchez, no sólo los ministerios sociales, sino una vicepresidencia coordinadora de todos esos departamentos. Y conviene recordar que lo ha dicho una y otra vez, quiere estar dentro del gobierno para vigilar que los acuerdos se cumplan. O sea, que no se fía. No se conforma Iglesias con unas cuantas secretarías de Estado e incluso ministerios, quiere que se formule jurídicamente el compromiso de una coalición entre iguales, a que su partido está en retroceso y sólo podría volver a crecer, justamente del PSOE, al que quiere marcar de cerca.
¡Qué lejos quedan aquellos días en los que el Doctor Sánchez decía: “Pablo Iglesias, ese mentiroso! Ni antes, ni durante ni después de las elecciones pactaremos con el populismo. El populismo lleva a la pobreza, a las cartillas de racionamiento, a la pobreza y a Venezuela”. Palabras ésta confirmadas por Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica de España, ministro de Administraciones Públicas del gobierno de España entre 2004 y 2007 (el mismo que iba a enseñar economía a Zapatero en dos tardes), quien con especial énfasis decía hace apenas nada que nunca se vería un gobierno de coalición PSOE-Podemos.
Iglesias planea pedir a Sánchez una vicepresidencia segunda con competencias en derechos sociales sin perjuicio de presencia en otros departamentos de materias relacionadas como empleo. Se inspira en la figura de a vicepresidencia segunda que se negocia para los Podemos en el gobierno de Ximo Puig en la Comunidad Valenciana. 
Iglesias enfatiza que, pese a los malos resultados, él se presentó a las elecciones para gobernar y que Sánchez tiene que saber que si quiere los votos de Podemos no cabe otra solución que un gobierno de coalición en el que Podemos controles los resortes esenciales de las políticas sociales y cuide de que el PSOE no se aparte de cumplimiento de los acuerdos. Está claro.