Opinión

La Ley es el fundamento, no un obstáculo para la política

Opinión

La Ley es el fundamento, no un obstáculo para la política

Puede ser la Ley un obstáculo para la política? Uno se los juristas que más ha estudiado la Teoría del Estado, Kelsen, nos enseñó que, al regular la conducta de los hombres como institución social, el Estado establece un orden establecido de coacción al que vulnera la Ley, llegado el caso. Esa coacción se fundamenta en la Ley; es decir que lo representa en sí, un orden jurídico, “estableciendo órganos especializados para la creación y la aplicación de las normas del mismo". Sin la Ley no existe el Estado. La Ley es la garantía, el camino, no el obstáculo de la política. Los actos políticos, desde que hacen un diputado hasta presidente del Gobierno, son actos jurídicos, sujetos a la norma; es decir, actos tasados.

Una consecuencia del discurso de Pedro Sánchez, traducido al lenguaje de la calle es que anuncia que el Código Penal ya no se aplicará en Cataluña. El aplauso de los independentistas a su discurso es la foto del día, luego de que ayer se arriara la bandera de España de la Generalitat, aunque fuera por instante. Renunciar a aplicar la Justicia ante las conductas contrarias a Derecho y a la Constitución, caso de que se repitan las que llevaron a la cárcel a los dirigentes independentistas, es la parte magra de un candidato que hace suyo el lenguaje de los independentistas al referirse a la "judialización" del conflicto. Otro referéndum ilegal no será sancionado. Es la rendición total del Estado ante quienes lo quieren destruir.

¿Conoce Sánchez que la representación del orden jurídico en el Estado está determinada por las leyes, que en su aplicación y validez configuran el contenido del deber político? Y la norma suprema es la Constitución, a partir de la cual se determina los órganos encargados de la creación de las normas generales y el procedimiento a seguir para la creación de dichas normas que rigen la vida política y social. conjunto de estas normas generales constituyen la legislación. Y es precisamente, a partir de la Constitución, se definen qué leyes son o no constitucionales. Pero la propia Constitución determina como modificarla.

Es una paradoja, una contradicción en sí misma, quien se sube a una tribuna para solicitar, a través de un procedimiento jurídicamente tasado, para ser presidente, diga que la Ley es un obstáculo. ¿Quién judicializa la política: el que se salta la Ley o la que la aplica? ¿Qué nos dijo Sánchez que, si en Cataluña o en el País Vasco se producen ellos conocidos, que llevaron a la cárcel a los sediciosos, se va a impedir que actúen fiscales y jueces, como es su deber?